2019, simplemente puedo decirte: ¡Gracias!

2019, simplemente puedo decirte: ¡Gracias!

A pocas horas de acabar este año, que para cada quien arrojará un balance particular, en algunas ocasiones con clara utilidad y en otras, cerrando en rojo. Queremos hacer una invitación especial a agradecer, porque ésta es la ventana por donde entrarán las cosas más maravillosas en nuestro futuro.

Cuando somos capaces de apreciar las bendiciones que nos otorga la vida y que de alguna manera nosotros mismos procuramos, el universo se alinea con aquello que nos hace bien y en medio de una sintonía, nos ofrece muchas más cosas por las cuales podemos estar agradecidos.

Todo es cuestión de perspectiva

Una misma situación puede ser vista desde muchos ojos, bajo muchas perspectivas y arrojar grandes diferencias entre un análisis y otro. Lo que para alguno de nosotros es una tragedia, para otro puede ser una oportunidad. Pero lo más trascendental de este punto es que cada uno tiene el poder de encontrar la oportunidad en todo lo que ha considerado una tragedia.

Cuando logramos modificar nuestra perspectiva en relación a algo, en relación a la vida misma y miramos con los ojos de quien quiere avanzar y no estancarse en el dolor o en la parte trágica que también tiene la vida, comenzamos a crear situaciones diferentes, comenzamos a crecer o que nos ocurre y el avanzar hacia donde queremos estar es simplemente una decisión.

Agradecer

Más que una palabra de cortesía, más que un mantra, el ver la gracia de la vida, es el hábito más sano que podemos adoptar. El agradecimiento es el puente que nos une a lo que queremos, a lo que nos gusta, a lo que nos llena, a lo que nos hace bien… Ese puente debe estar en buenas condiciones, debemos estar familiarizados con él y la mejor manera es cruzarlo a diario.

Tenemos miles de motivos por los cuales agradecer y este año que termina es una oportunidad perfecta para mirar atrás con cariño, sin culpas, ni rencores y agradecer cada paso dado, cada decisión tomada. Las cosas pueden no haber salido como quisimos o como esperábamos, pero cada punto es esencial para llegar al siguiente.

Hay bendiciones que son normalmente evidentes, aun cuando no tengamos la costumbre de apreciarlas. El estar acá, el estar vivos, el tener unos ojos capaces de mirar a nuestro alrededor para apreciar todo lo que nos rodea, el contar con algún ser querido, el tener la posibilidad de ayudar a alguien que lo necesita, el poder llamar a quien amamos para decirle lo que sentimos, son cosas maravillosas que nos ocurren a diario. Ni hablar del poder cambiar y decidir cómo queremos que sea nuestra vida, nuestro nuevo año. Estos “detalles” son solo algunas de las bendiciones que nos invitan a decir gracias.

Todo es una oportunidad

A fin de cuentas todo lo que nos pasa lo atraemos a nuestras vidas, porque en ese momento lo hemos necesitado y no hay que mirar nada con mala cara. Una enfermedad es un llamado para mirar la vida diferente, para establecer otras prioridades, una ruptura es una invitación a amarnos más y a prepararnos para una mejor relación, una crisis financiera nos da la oportunidad de reinventarnos, de conectarnos con aquello que nos apasiona. Cada situación, cada persona, cada situación, nos está mostrando algo y está en cada uno el desarrollar esa capacidad que nos permite beneficiarnos y sacar provecho de todo.

Mira este año que acaba, toma todo aquello que te hizo más feliz, que te hizo más fuerte, que te hizo crecer y agradécelo de corazón. Lo que aún duela, empácalo con mucho amor, bendícelo y déjalo a la salida. Asegúrate de llevarte todos los sueños pendientes, tus tesoros personales, esos que te alimentan el alma y todo aquello que quieras conservar y que crezca en este nuevo año.

Tú puedes crear la vida que quieres y el primer paso para ello es: ¡Agradecer!

Por: Sara Espejo – Reencontrate.com

Sara Espejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *