Aprende a confiar en el proceso de la vida

Aprende a confiar en el proceso de la vida

Confiar es un punto clave para aligerar nuestra existencia. Cuando confiamos en que las resultados serán positivos, estamos abriendo paso a que eso sea así y como somos los creadores de nuestras experiencias, no nos costará que lleguemos a obtener lo que nos gustaría que ocurriese.

En posición encontrada se encuentra esa parte de nuestra mente que nos invade con pensamientos atemorizantes, haciéndonos sentir que las cosas no saldrán bien y es allí donde energéticamente caemos en contradicciones.

No es tan sencillo mantenernos optimistas y simplemente creer que lo mejor es lo que va a ocurrir, a menos que tengamos un amplio poder de aceptación y un arte muy desarrollado de rescatar lo positivo en cualquier escenario. En este caso no importa tanto lo que suceda, sabremos sacar de eso, el mayor beneficio.

Sin embargo si nuestro nivel se tasa más en un punto medio, donde preferimos resultados con una diferencia porcentual importante en relación a otros, pues el creer que eso que deseamos sucederá requiere en la mayoría de los casos de entrenamiento. Pero sobre todo requiere de aprender a callar esa voz que se viste de protectora, pero en realidad no quiere moverse de su zona de tranquilidad, aunque ello represente para nosotros un estancamiento o permanecer en un sitio inconveniente.

Cuando cerramos los ojos, respiramos y soltamos, estamos confiando en el proceso de la vida. Estamos asumiendo que al final todo va a encajar y nos permitimos dejar de luchar, dejar de insistir, dejar de pelearnos con la vida… Y desde  ese mismo momento, o al menos por ese instante que hemos decidido confiar, todo, sin importar lo grande y pesado que parezca, se aligera.

Esto también pasará

El estar conscientes de que todo pasa, nos debe regalar paz. Si nos detenemos a pensar en un problema de nuestro pasado, el más grande de ellos, de seguro a esta fecha ya está resuelto, quizás con un desenlace que no deseamos o quizás siendo la puerta de entrada a cosas maravillosas.

No sabemos a ciencia cierta cómo serán los resultados, pero tener confianza en que hay algo en nosotros que nos garantiza que está valiendo la pena, ya en lo particular resulta alentador y esperanzador.

No preocuparnos demasiado

Solo nos desgastamos emocionalmente cuando nos enfrascamos en aquello que nos preocupa. No es sencillo dejar de pensar en algo cuando queremos resolverlo. A mí me cuesta horrores y sé con claridad que es lo más perjudicial que puedo hacer si quiero que los resultados se acerquen a lo que quiero. Así que procuro soltar esa necesidad de controlar y darle paso a esa parte de mí, que sabe que todo estará bien, no importa lo que la otra parte de mí piense, todo estará bien.

Cuando tenemos una situación que queremos resolver, lo peor que podemos hacer es dársela a la mente, porque nos meterá en un laberinto de escenarios que nos harán colapsar. Pero cuando se lo damos al alma y simplemente nos callamos y dejamos que todo fluya, lo mejor posible vendrá.

Soltar y fluir, es la clave… Estamos aprendiendo, pero más que a resolver a confiar y a crear de forma consciente nuestras experiencias y cualquier cosa que creemos desde la preocupación, desde la desconfianza, desde la angustia, no tendrá el mejor resultado. Así que inteligentemente decidamos por confiar en el proceso de la vida.

La vida sin duda tiene formas curiosas de mostrarnos cosas que debemos ver, dejemos de juzgarla y disfrutemos de la oportunidad, desde el amor, desde la alegría por estar aquí y tener la oportunidad de experimentar tantas cosas. Vivamos desde la confianza y veremos lo mejor llegar a nuestras vidas.

Por: Sara Espejo – Reencontrate.com


Sara Espejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *