A veces, es necesario un descanso. No todo tiene que ser trabajo…

A veces, es necesario un descanso. No todo tiene que ser trabajo…
Comparte

Descansar es sumamente importante. Sobre todo, si debes trabajar mucho o tienes miles de cosas que hacer. Parece contradictorio, lo sé, pero es así.

Si deseas tener un mejor rendimiento en tus actividades diarias, debes descansar. De lo contrario, si no descansas, no trabajarás bien, no rendirás y terminarás enfermándote de estrés.

El descanso favorece la calidad de vida.

Por ejemplo, cuando trabajas, te esfuerzas. Ese esfuerzo produce tensión y esa tensión a su vez produce desgaste físico y mental. Sin embargo, con una buena rutina de reposo diario aplacarás todo esto.

De hecho, existen dos tipos de descanso: el descanso físico que tiene que ver con no hacer cosas; y el descanso psíquico o mental, que tiene que ver con no hacer cosas, pero también con disfrutar. Así pues, si deseas descansar psicológicamente, tendrás que apartar tiempo para pasarla bien y relajarte.

A veces necesitas un descanso. No todo tiene que ser trabajo

Para empezar, cuando disfrutas, te relajas. Y ese relax posteriormente te brinda un mejor estado de ánimo que te permitirá continuar con tu día a día.

Por otro lado, si trabajas, pero también apartas tiempo para descansar, lograrás tener una vida en equilibrio, acompañada de una armonía entre lo negativo y lo positivo.

¿Y de qué forma puedes descansar?

Hay varias. Te nombraré algunas de ellas, a ver si te animas…

1. Duerme

La más básica de todas es dormir. Por ejemplo, si llevas días acostándote tarde y levantándote temprano, no te caería mal tomarte el fin de semana para dormir hasta tarde. Asimismo, tomar una siesta diaria, de por lo menos 30 minutos, te brindará una dosis necesaria de descanso.

Puedes optar por la siesta después del almuerzo o por las tardes. Lo importante es que duermas. Trata de no desvelarte tanto, porque eso puede causar estragos en tu salud física y mental.

2. Estírate

Y bueno, si estás en la oficina leyendo esto, y crees que necesitas un descanso, tómate 10 minutos para relajarte en la silla en donde estás sentado.

Un hombre descansando

Puedes incluso optar por levantarte un momento y estirarte, eso también ayudará a tus músculos. Si tienes una bolita antiestrés, úsala para relajar tus manos. Eso sí, no hagas otra cosa más que relajarte. Recuerda, tu cuerpo lo necesita.

3. Ve a la playa

Otra opción que tienes es apartar un día para visitar la playa, el mar o un río… ¿A quién no le gusta eso? Imagino que llevas días planeándolo, pero tienes muchas ocupaciones y no has podido hacerlo. O a lo mejor, en el sitio donde estás, existen restricciones para ir a la playa (tomando en cuenta la crisis sanitaria global).

Pues bien, si es así, esta es una señal para que apartes un día y lo hagas. Ve con tu pareja, tu familia o solo, eso sí, tomando las previsiones y cuidados necesarios. No le des tanta larga al asunto. El mar relaja, y respirar la brisa marina está comprobado ofrece salud, tranquilidad y bienestar. Si vives cerca de la playa, mejor aún.

4. Haz algo distinto a trabajar

Ahora bien, si no tienes la playa cerca o te cuesta mucho salir (como sucede hoy en día a causa de la pandemia), trata de dedicar tiempo a algo que te distraiga dentro de casa.

Puede ser un hobby como escribir, leer, escuchar música recostado sobre el sofá, dibujar, pintar, etc. Distráete haciendo algo diferente y que no siempre sea lo mismo, de forma que ese descanso mental que necesitas sea consumado.

Por cierto, ¿has visto cuáles son las últimas películas o series del momento? Podrías aprovechar para buscar una y dedicar un par de horas en verla. No hay excusa, hoy en día tienes Netflix, Amazon Prime, o YouTube. Algo interesante puedes sacar de ello.

5. Medita

Otra forma de descansar es meditar. Es decir, poner tu mente en blanco. Dedica 15 minutos para hacerlo. Solo deberás ubicar un lugar en el cual te puedas sentar o recostar y estar cómodo. Una vez lo estés, procede a poner tu mente en blanco y a respirar profundamente.

Si te cuesta poner tu mente en blanco, entonces concéntrate en tu respiración. Siente como esta entra y sale de tu nariz. Una vez que lo hayas terminado de hacer, verás el increíble cambio que notarás en tu cuerpo.

6. Juega con tu mascota

Si tienes una mascota, aprovecha y juega con ella. Eso te distraerá un montón, estimulará tus hormonas de la felicidad y te hará sentir mejor.

Nuestras mascotas no están ahí por gusto. Estos son seres especiales que vinieron a nuestra vida para llenarla de alegría y tranquilidad, así que, aprovéchalas y quiérelas.

Una mujer habiendo descansado

Recuerda, no todo tiene que ser trabajo, también mereces descansar.

Sin más, te recuerdo también que aquí podrás encontrar varios talleres y cursos que te ayudarán con tu crecimiento personal y espiritual, así que, ¿Qué esperas? ¡Suscríbete y aprovéchalos!

Saluditos.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.com


Adrian Alberto

Redactor de contenido web e Ingeniero de Telecomunicaciones. Especializado en temas de crecimiento personal, tecnología e innovación digital.

One thought on “A veces, es necesario un descanso. No todo tiene que ser trabajo…

Comments are closed.