Leyenda sobre la mentira y la verdad que nos invita a reflexionar

Leyenda sobre la mentira y la verdad que nos invita a reflexionar
Comparte

LA VERDAD Y LA MENTIRA

«Cuenta la leyenda, que un día la verdad y la mentira se cruzaron.

-Buen día- dijo la mentira.

-Buenos días- contestó la verdad.

-Hermoso día- dijo la mentira.

Entonces la verdad se asomó para ver si era cierto. Lo era.

-Hermoso día – dijo entonces la verdad.

-Aún más hermoso está el lago- dijo la mentira.

Entonces la verdad miró hacia el lago y vio que la mentira decía la verdad y asintió. Corrió la mentira hacia el agua y dijo:

-El agua está aún más hermosa. Nademos.

La verdad tocó el agua con sus dedos y realmente estaba hermosa y confió en la mentira. Ambas se quitaron la ropa y nadaron tranquilas. Un rato después salió la mentira, se vistió con las ropas de la verdad y se fue.

La verdad, incapaz de vestirse con las ropas de la mentira comenzó a caminar sin ropas y todos se horrorizaban al verla. Es así como aún hoy en día la gente prefiere aceptar la mentira disfrazada de verdad y no la verdad al desnudo».

Autor desconocido.

Las leyendas y sus verdades

Así como narra esta leyenda la verdad no siempre cosecha confianza ni es muy bien recibida. La mayoría prefiere toparse con la mentira disfrazada, con la información filtrada y administrada que encontrarse frente a frente con la verdad tal y como es.

En lo particular yo prefiero que me otorguen la posibilidad de decidir qué hacer con una verdad por más dolorosa que parezca, por más grande que se vislumbre el daño potencial. Porque recibir una mentira… puede protegerme en el momento, puede evitarme un dolor, pero es muy probable que esa mentira se descubra, que un día me toque a la puerta y se presente la temida verdad y el dolor será el doble, por los hechos que originaron la mentira y por todo lo que le siguió.

Cuidar la confianza

La mentira tiene la particularidad de llevarse muchas cosas a su paso, no es como un disparo puntual y específico, sino como una bomba fraccionaria, que arrasa con un gran perímetro. La mentira hace que cualquier verdad se cargue de duda y señores, cuando la confianza se fractura, las secuelas con permanentes. Por más que se perdone, por más que se trabaje… la grieta se hizo y cualquier temblor la muestra con todos sus quiebres.

Así que, desde mi punto de vista, lo mejor para mantener la confianza es sentirnos siempre orgullosos de esa verdad al desnudo y para ello nuestras acciones deben ser coherentes con nuestros principios al menos.

Si cometemos algún error, porque nunca vamos a estar exentos de ello, lo mejor que podemos hacer, más si estamos involucrando a alguien más, es  otorgarles el regalo de la verdad. Esto nos permitirá tomar las medidas necesarias para no volver a generar daños y sobre todo le dará al otro, al menos la confianza de que nuestra palabra tiene un valor y estamos dispuestos a asumir las consecuencias de nuestras acciones, sin pretender empeorar la situación con un paliativo momentáneo como lo es la mentira… vestida de lo que quiera.

Valores no necesariamente comunes

La honestidad es un valor que no todo el mundo posee y con el cual no todos están dispuestos a tratar. Hay quienes prefieren vivir engañados, en burbujas frágiles hasta del viento que las mueve, antes de enfrentar una verdad. Incluso hay quienes aparentan no saber algo por no afrontar una situación. Peor aún hay quienes viven engañados y no por otros, sino por ellos mismos, por elección propia, permitiéndose solo lo que se sienten capaces de manejar.

Todo es válido pero sin duda una vida cargada de verdad se siente mejor que aquella teñida de mentira, incluso cuando ésta se vea más bonita.

Por: Sara Espejo – Reencontrate.com


Sara Espejo

One thought on “Leyenda sobre la mentira y la verdad que nos invita a reflexionar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *