El escuchar lo que significamos para alguien, algunas veces resulta necesario

El escuchar lo que significamos para alguien, algunas veces resulta necesario

Más allá de querer inflar nuestro ego a través del reconocimiento del otro en cuanto a lo que somos en su vida y lo que siente hacia nosotros, se encuentra una faceta que todos tenemos que está vinculada a nuestro niño interior, el cual demanda escuchar lo que significamos para alguien, que a sus ojos resulta importante.

El afecto se expresa de múltiples formas, pero sin duda, escuchar a alguien interesado en hacernos saber la posición que ocupamos en su vida, resulta muy gratificante. Las palabras dulces son caricias para nuestro sistema emocional, nos hacen sentirnos tranquilos, queridos, amados y cuidados.

No demos el amor por sentado

Muchas veces el amor, se da por sentado. Asumimos que nuestras acciones están hablando por nosotros, lo cual en algunos sentidos es así, pero el recordar de vez en cuando a esa persona especial, lo que sentimos por ella, genera tanto en esa persona como en nosotros un efecto que favorece la relación y estrecha los vínculos.

Evidentemente que estas palabras que acarician y alimentan el alma, deben ser coherentes con las acciones ejecutadas. De nada sirve decirle a alguien cuánto le amamos y cuánto nos importa, si en algún sentido le estamos maltratando o agrediendo, de forma frontal o por su espalda.

El amor lo podemos manifestar de muchas maneras y si tenemos la posibilidad de hacerle la vida más bonita a alguien, solo por reconocerle verbalmente lo que es, lo que sentimos, lo que sería de nosotros sin esa persona, pues ¿por qué no hacerlo?

Ciertamente algunas personas necesitan más o menos reconocimiento y valoración por parte de sus personas especiales. Pero como esto es algo que jamás va a restar, podríamos hacernos la costumbre de dar a conocer a quienes nos interesan, lo enriquecedor que resulta poder depositar nuestro cariño en ellos y lo afortunados que nos sentimos por su presencia en nuestras vidas.

Para algunos los sentimientos resultan un tema tabú

Muchas son las familias en las que hablar de sentimientos y emociones es un tema casi negado y si nos criamos en ellas, nos cuesta expresar lo que sentimos y se nos hace extraño que otro venga a decirnos lo que siente con respecto a nosotros.

Además existen perfiles personales que tienden a ser más abiertos o más cerrados en cuanto a sus sentimientos. Podemos ver relaciones de cualquier tipo, donde se expresan sentimientos y emociones en cada interacción y en otros casos apreciar relaciones en donde jamás se han dicho un “te amo“, aun sintiéndolo.

No vamos a decir que una cosa está bien y la otra mal, lo que es necesario tener en cuenta es que un reconocimiento por parte de quien nos quiere, siempre resulta en un bálsamo. Puede ser que no estemos acostumbrados a esas dinámicas comunicacionales y en primera instancia resulte hasta incómodo. Pero de seguro vale la pena acostumbrarse y darle cabida a una muestra más de amor que podamos recibir.

Tengamos claro que este tipo de regocijo podemos ofrecerlo en todo tipo de relaciones que tengamos, con nuestros hijos, con nuestra pareja, con nuestros amigos… con toda persona que de alguna manera esté en nuestro círculo y nos haga sentir algo especial por ella.

A veces hasta pena nos da colocarnos al descubierto o parecer cursi. Pero cuando vamos derribando esas barreras y vemos cómo nos sentimos acariciando el alma de alguien más, esto se convierte en algo adictivo, que en el mejor sentido nos invita a repetirlo. Porque a fin de cuentas en cada reconocimiento que le hacemos al otro, de alguna manera, estamos reconociéndonos a nosotros mismos.

Por: Sara Espejo – Reencontrate.com


Sara Espejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *