No te quedes con quien no se siente orgulloso de tenerte

No te quedes con quien no se siente orgulloso de tenerte
Comparte

Lo mejor de la vida es que siempre podemos decidir un camino diferente en cualquier momento. Y nuestras relaciones no se escapan a este hecho.

Muchas veces podemos querer mucho a alguien, podemos estar enamorados, experimentar sensaciones muy profundas por alguien, pero algunas actitudes de esas personas pueden no ser aceptadas por nosotros. Como todo en la vida, lo que permitimos en el otro va a depender de cada quien.

Debemos estar con aquella persona que reúna la mayor cantidad de atributos posibles y es especial que sus defectos o aquello que no nos agrada sea tolerable por nosotros. En caso contrario la relación se convertirá en un infierno cargado de dolor y frustración, con intentos fallidos de que el otro cambie o se adapte a lo que nos gustaría.

Para bien o para mal, todos tenemos defectos y aun cuando nos propongamos mejorar, en ese camino podemos hacer sentir a otros incómodos. Uno que suele dañar mucho a la pareja y puede golpear su autoestima es el no saber apreciarla y no demostrar orgullo por tenerle en su vida.

A todos nos gusta que nos reconozcan, que nos den valor, aun cuando esta conducta esté asociada a nuestro ego, a la necesidad de aprobación y al sentimiento de que somos importantes para alguien. A la mayoría nos agrada que con quien estemos esté repleto de satisfacción, de orgullo y se sienta realmente afortunado de tenernos.

Alimentar esa necesidad de reconocimiento no es un punto que nos haga mejores. Sin embargo, estar junto a alguien que nos resta valor o que nos genera la sensación de estar con nosotros esperando algo mejor en su vida o incluso sintiendo algo de vergüenza, es un atentado del cual, al quedarnos, nos hacemos cómplices.

Tu valor no te lo da otra persona

Una vez que sabemos lo que valemos, actuamos y decidimos en consecuencia y realmente es extraño que alguien llegue a nuestras vidas a pretender restarnos valor, simplemente porque esa persona no está en sintonía con nosotros.

Pero si estamos en un momento de nuestras vidas donde nosotros no sabemos lo que valemos, caminamos atentos a la reacción de los demás ente nuestro paso y fomentamos la necesidad de aprobación de los demás, esos personajes que no se sienten orgullosos de tenernos, o al menos eso es lo que sentimos, nos retarán.

Nos retarán a entender que no tenemos que buscar la aprobación de nadie, pero que tampoco debemos quedarnos en donde no nos quieren colocar en un lugar súper especial, admirarnos, mostrarnos, reconocer nuestros logros, lo que somos, lo que aportamos.

Unidos por motivos erróneos

Si alguien se relaciona con otra persona por los motivos equivocados, raras veces se sentirá orgulloso de tenerle como pareja. Si busco complacer una necesidad puntual, o bien quiero estar solo y escojo un “peor es nada”, si me siento inconforme con esa persona y la tengo mientras tanto, si permanezco en un búsqueda en paralelo de alguien que encaje más con lo que quiero o también si solo estoy con alguien por miedo a estar solo o no poder conseguir algo mejor, muy probablemente en mi mente inconforme y mi insatisfacción, jamás podré sentir orgullo por estar con quien estoy y ninguna de las dos partes se merece ese tipo de relación.

La vida es corta, no estemos con alguien que nos hace sentir mal. Sintámonos plenamente bien con nosotros mismos y vamos a atraer a personas que refuercen esa plenitud. No tendremos ninguna necesidad de que el otro haga evidente que se siente orgulloso de tenernos, porque nuestra aprobación vendrá de adentro, pero paradójicamente nos sentiremos más reconocidos que nunca.

Por: Sara Espejo – Reencontrate.com

Suscribite para recibir nuevos articulos.

Sara Espejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestros artículos por correo? Dejanos tu e-mail: