Nutre tus intenciones y deja las expectativas a un lado

Nutre tus intenciones y deja las expectativas a un lado

¿Alguna vez te pasó de esperar a que algo suceda y desearlo con mucha intensidad y que finalmente no pase? Las cosas no suceden por sí solas ni por arte de magia, debemos salir en busca de ellas.

El problema es que nos pasamos creyendo que la vida funciona como nosotros queremos que funcione y, en realidad, estamos siendo esclavos de lo que esperamos.

“Debemos dejar ir la vida que hemos planeado, para así­ aceptar la que nos está esperando”. Joseph Campbell

Vivir sin expectativas o vivir con expectativas poco realistas

Ambas cosas nos van a llevar a la frustración. A veces deseamos algo con tal fuerza creyendo que es lo correcto para nosotros, que estamos seguros de que eso es lo que necesitamos.

Pero… no siempre lo que deseamos es lo que nos va a hacer bien. Entonces, lo que tenga que suceder, sucederá y con toda seguridad nos enojaremos porque no es lo que hemos pedido. El tiempo nos demostrará que eso es lo que debía ser.

Tanto vivir sin expectativas como tener expectativas poco realistas, no nos permiten ser libres. Muchas veces creemos que por el hecho de desear algo en concreto tiene que ocurrir, obligatoriamente. Pero la realidad es que sucederá, estemos o no de acuerdo.

Las expectativas están formadas por suposiciones acerca de lo que creemos que tendría que ser, en base a lo que hemos aprendido. Muchas veces se alejan de la realidad y nos frustramos cuando lo que sucede no es lo que esperábamos.

Nutrir las intenciones creadas

“La realización de todos tus sueños comienza con la intención y el deseo. Hace miles de años, los sabios de la India nos explicaron que nuestro destino está moldeado en última instancia por nuestras más profundas intenciones y deseos. Es así como dicta un pasaje del texto védico conocido como los Upanishads: “Tú eres lo que es el profundo deseo que te impulsa. Tal como es tu deseo es tu voluntad. Tal como es tu voluntad son tus actos. Tal como son tus actos es tu destino”. Deepak Chopra

¿Qué esperamos que suceda y qué pasa en realidad? Es inevitable tener expectativas. Nuestra mente las va creando automáticamente.

Pero a las intenciones hay que nutrirlas sin generar demasiadas expectativas porque cuantas más expectativas les ponemos, menos suceden.

Somos expertos en terminar creyéndonos nuestra propias realidades generadas por nuestras expectativas. Siempre estamos listos a contarnos historias y generar una fantasía con ellas.

También tenemos expectativas para con nosotros mismos: cómo debiéramos comportarnos o a que tendríamos que aspirar. Pero generalmente, estos son patrones impuestos por la educación que recibimos y por la misma sociedad.

“Cuando las expectativas de uno son reducidas a cero, uno realmente aprecia todo lo que tiene”. Stephen Hawking

Es recurrente creer que merecemos lo mejor e ignoramos que lo ideal no necesariamente tiene que ser lo mejor sino aquello por lo que nos esforzamos para conseguir una felicidad real y sincera. A la imaginación hay que alimentarla con acción e intención.

Debemos entrenarnos para soltar las expectativas y darle paso a lo que vendrá para no sufrir, bajando el nivel de ansiedad. Hay un dicho popular que podemos tener presente todos los días: “No esperes nada de nadie, espéralo todo de ti”.

8 tips para liberarse de las expectativas

  1. Aprender a diferenciar entre lo que se puede controlar y lo que no. No se puede controlar la actitud ni el pensamiento de los demás ni las circunstancias que suceden en el mundo. Pero sí se puede controlar la forma de pensar y relacionarnos.
  2. Aprender a definir qué es lo que queremos, analizarlo detenidamente, aplicar las intenciones y nutrirlas con actitud.
  3. Liberarse de las expectativas que los demás tienen puestas en nosotros es una tarea difícil pero no imposible. No se puede vivir constantemente tratando de congraciarse con los demás por las creencias que ellos tienen de nosotros.
  4. Tomar nuestras propias decisiones teniendo en cuenta lo que queremos y necesitamos trazando nuestro propio camino por la vida.
  5. Crear intenciones, nutrirlas y actuar en consecuencia. No podemos estar siempre esperando a que las cosas sucedan como nosotros queremos.
  6. Dejar de suponer que los demás son adivinos y conocen nuestros deseos. Ellos no son los que tienen que adaptarse a nosotros.
  7. Desligarse de las expectativas irracionales.
  8. Comenzar a aceptar lo que la vida nos tiene preparado aunque a veces no nos guste.

“No son las cosas en sí mismas las que nos preocupan, sino la opinión que tengamos de ellas”. Epicteto

Si no esperas, no te frustras

Si me siento defraudado por no cumplir con las expectativas de alguien, es mi responsabilidad aceptar que la expectativa es mía, yo la creé. La otra persona puede no corresponder a lo que yo esperaba de ella.

Cuando comprendemos el proceso de nuestras expectativas y cómo funcionan, vamos quitándoles importancia y siendo más flexibles y compasivos con nosotros mismos.

Nos vamos aceptando y amando a nosotros mismos por lo que somos y a los demás por lo que son, cada uno con sus aciertos y errores. Nos damos permiso a ser como queramos ser y aceptamos a los demás tal cual quieran ser.

“Porque prácticamente todo, las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso se desvanece frente a la muerte, dejando solo lo que es verdaderamente importante. Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir tu corazón”. Steve Jobs

Sin expectativas eres más feliz

Poner demasiadas expectativas en algo puede ser una experiencia poco feliz. Lo que más disfrutamos es aquello que no controlamos por completo, cuando nos entregamos a dejarnos sorprender por lo que el Universo tiene para darnos. Si queremos controlar todo, nada nos sorprenderá.

Tenemos infinidad de posibilidades, y en vez de enojarnos con la vida podemos amigarnos con todo aquello que la vida nos hace probar, sin quererlo controlar.

Experimentemos todas las emociones sin controlarlas. Solo controlaremos cómo reaccionar ante ellas.

¡Dejemos de esperar y actuemos!

 


Isabel Quesada

2 thoughts on “Nutre tus intenciones y deja las expectativas a un lado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *