Un amor para toda la vida: la poderosa fuerza de la autoestima

Un amor para toda la vida: la poderosa fuerza de la autoestima

“Hay gente que se quiere tanto a sí misma…”

¿Y tú, qué tanto te quieres? ¿Te has preguntado si eres feliz contigo mismo? ¿Qué es lo que más valoras de ti? ¿Qué de lo que te define es lo que más te agrada de ti mismo? Preguntas movilizadoras, ¿no? De esas que sacuden y que deben responderse desde la más sincera indagación interna.

El camino más fácil, el diálogo interno más común es que al momento de pasar revista a nuestra vida nos concentremos en nuestros errores e inseguridades, que veamos lo que no nos gusta tanto. Pero la meta es cambiar de perspectiva y valorar las cosas que te definen, que te gustan de ti mismo y que te hacen feliz.

Que nos critiquemos de vez en cuando es bastante normal. Siempre tiene que haber un poco de revisión interna, pero si la duda y la crítica hacia ti mismo se vuelven demasiado fuertes con frecuencia, si solo ves lo positivo en los demás, puede que algo esté mal.

Autoestima: la importancia de amarte a ti mismo

La confianza en el valor que tienes de ti mismo como ser humano es un recurso precioso y, en general, un factor muy positivo en la vida. La autoestima es fundamentalmente la opinión que tienes de ti mismo y el respeto que guardas hacia ti. Según el psicólogo estadounidense Abraham Maslow, la autoestima es una de las necesidades básicas de la humanidad.

Cuando tienes una autoestima saludable, tiendes a sentirte positivo acerca de ti mismo y de la vida en todos los aspectos. La autoestima, además, se correlaciona con el logro, las buenas relaciones y la satisfacción, y te permite superar los altibajos de la vida. Sin embargo, los extremos casi nunca son buenos: demasiado amor puede resultar en la incapacidad de aprender de tus propios errores. Asimismo, la autoestima exagerada puede ser un signo de narcisismo, un rasgo por el que los individuos pueden comportarse de manera egocéntrica, arrogante y manipuladora.

Pero lo común para la mayoría es tener una autoestima baja, que es la tendencia de vernos a nosotros mismos y a la vida misma desde una perspectiva negativa y crítica. Una persona con problemas de autoestima se sentirá menos capaz de asumir los desafíos que le presente la vida. Tener un bajo grado de autoestima puede llevarte a la depresión, a perder el potencial que tienes para desarrollarte o a tolerar situaciones o relaciones abusivas, y con respecto a este último punto hay una bandera roja ondeando que dice: ¡cuidado!

¿Cuáles son los factores que reducen la autoestima?

La pérdida de la autoestima comienza, la mayor parte del tiempo, desde la infancia. Maestros, amigos, hermanos, padres e incluso los medios de comunicación nos dan mensajes personales positivos y negativos. Desafortunadamente, muchas veces los mensajes negativos permanecen con nosotros durante mucho tiempo.

A medida que crecemos, y en aras de la sociabilización, tratamos de satisfacer las demandas de los demás, y no hacerlo asertivamente es otro factor que puede disminuir la autoestima. El estrés y los eventos vitales difíciles, como las enfermedades graves, también pueden tener efectos negativos en la autoestima.

También la personalidad puede desempeñar un papel importante en el manejo de la autoestima. Algunas personas son más propensas al pensamiento negativo, otras establecen estándares que son imposibles para ellos mismos y algunos se conectan con lo positivo naturalmente. ¿En qué grupo estás tú? A veces, el pensamiento, la edad, la enfermedad, la discapacidad o las limitaciones físicas pueden afectar la autoestima.

La autoestima y su gran influencia en la vida

La psicoterapia es otro método altamente efectivo que puede ayudarte a mejorar tu autoestima

Si tienes un bajo nivel de confianza en ti mismo puedes llegar a un aislamiento de las situaciones sociales y evitar cosas nuevas y desafiantes. A corto plazo, evitar situaciones difíciles puede ayudarte en algún aspecto, pero a la larga esto puede volverse contra ti, lo que refuerza tus dudas y los temores subyacentes.

La vida con baja autoestima puede llevar a un deterioro de la salud mental, lo que ocasiona principalmente problemas como la depresión y la ansiedad. Además, una autoestima deficiente puede provocar el desarrollo de hábitos innecesarios e insalubres, como fumar o consumir alcohol o drogas. Es una como una bola de nieve. Crece y crece y puede llevarte por delante si no tomas cartas en el asunto.

Quiérete hoy y siempre: estrategias para desarrollar la autoestima

Veamos algunas estrategias para desarrollar tu autoestima. Así como suelen decir de la voluntad, la autoestima es un gran músculo que puedes desarrollar si la atiendes y la trabajas diariamente.

1. Identifica las creencias negativas sobre ti mismo

Para trabajar la autoestima, debes identificar las creencias negativas que tienes sobre ti mismo, y luego superarlas. Anotar los pensamientos negativos automáticos que tienes sobre ti es una buena estrategia para identificarlos. Luego debes complementar esas anotaciones con evidencias que prueben que estos pensamientos están equivocados.

Cuidado, no solo se trata de señalar la maleza, también deja por escrito todas las cosas positivas, incluyendo las que otros destacan de ti. Así tendrás un “diario de amor propio”. El ejercicio de la escritura indagatoria es genial para el autodescubrimiento. La premisa es contrastar y buscar el basamento real para esas creencias negativas. Puedo asegurarte que muchas de esas apreciaciones no tan positivas que tienes sobre ti mismo serán derrotadas al primer examen al que sean sometidas.

2. Rodéate de gente positiva que te ayude a crecer

Si algunas personas solo reducen tu autoestima, es recomendable pasar menos tiempo con ellas (podría interesarte este artículo sobre cómo relacionarnos con personas difíciles). Las relaciones de amistad solo deben existir con personas positivas que nos aprecian. Si fallamos, los amigos deben alentarnos y darnos consejos constructivos, no ideas que destruyan nuestra autoestima.

3. Los límites los pones tú

Las personas con baja autoestima a menudo sienten que no pueden decirle “no” a otro. Esto aumenta el riesgo de exceso de trabajo, de molestarse o deprimirse. Para aumentar la autoestima, a menudo tienes que aprender a decir “no”.

4. Establece metas y planes de acción

Puede ser útil que establezcas objetivos. Lograrlos y la satisfacción que esto produce puede ayudar a aumentar tu autoestima. Además, otro aspecto muy útil es pasar el tiempo haciendo las cosas que más te gustan. Independientemente de lo que sea, si esas cosas te hacen feliz, debes salir de tu zona de confort y encontrar tiempo para ellas.

a personalidad desempeña un papel importante en el manejo de la autoestima

5. El mundo a un clic de nuestras manos: ¿qué es lo real?

En el mundo de hoy, con solo un clic puedes entrar por una pequeña ventana a las “espectaculares” vidas de los famosos, y esto hace que sea fácil caer en la tentación, a veces inconsciente, de compararte con ellos. Pero, atención, las redes sociales son en gran parte una puesta en escena; no son del todo la vida real, y la verdad es que hay una larga edición de la cotidianidad en todo lo que observamos diariamente en ellas.

Quiero destacar la inmensa posibilidad que internet y las redes sociales nos dan para informarnos, aprender, desarrollarnos y conocer el mundo. Solo tú decides el uso que le das a esta herramienta, así que procura que sea para tu crecimiento y bienestar.

5. Busca ayuda profesional

La psicoterapia es otro método altamente efectivo que puede ayudarte a mejorar tu autoestima. Ir a terapia puede ayudar a aumentar la autoestima al mejorar la confianza, reducir la ansiedad y la depresión, y eliminar el miedo al fracaso. Cuidar nuestros pensamientos y creencias es tan importante como esa revisión médica anual que quizás ya tengas agendada. Si sientes que hay algo que revisar con respecto a tu autoestima, acude a un profesional.

Un amor para toda la vida

La autoestima influye en tu vida de innumerables maneras, desde el éxito académico y profesional hasta las relaciones contigo mismo y con otras personas. No siempre todo irá bien, pero que algo salga mal una vez no quiere decir que vaya a ser así siempre. Tampoco tenemos que ser buenos en todo, pero siempre hay algo en lo que nos destacamos.

Desarrollar y hacer crecer tu autoestima exigirá de ti bajar la marcha en algunas ocasiones, aprender a perdonarte a ti mismo y ser compasivo. Esos son valores que siempre nos harán crecer. Y aunque parezca obvio, no subestimes el poder de “ocuparte de ti”, así que descansa adecuadamente, aliméntate de manera saludable y ejercítate, así tu cuerpo podrá acompañarte de manera óptima en esta aventura que llamamos vida.


Lourdes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *