Por más difícil que parezca la situación, jamás te detengas

Por más difícil que parezca la situación, jamás te detengas
Comparte

Muchas personas en este momento están atravesando situaciones difíciles y dolorosas. Tal vez, tú seas una de ellas.

En efecto, no resulta fácil estar bien, sobre todo cuando las cosas están verdaderamente mal. ¡Pero ánimos!…

Mientras haya vida, habrá esperanza.

Ten presente que somos seres humanos y por lo tanto, es normal que pasemos por momentos difíciles que, a lo mejor, nos cuesta manejar o controlar. También es normal que nos cueste sobrellevar muchas de nuestras emociones.

Por eso, en este apartado quiero hablarte un poco, acerca de cómo puedes enfrentar lo negativo con positivismo y buena cara.

¿Cómo puedo enfrentar las situaciones difíciles y dolorosas?

Hoy quiero darte 5 claves importantes y poderosas que te ayudarán a caminar en medio de toda clase de circunstancias:

1. Identifica qué es lo que verdaderamente te está causando dolor

Lo primero que tienes que saber es que siempre habrá situaciones dolorosas o difíciles en la vida. Pero que todas ellas forman parte de la experiencia humana.

¡Créeme!, la vida sería bastante aburrida si no tuviésemos retos que afrontar.

Identificar

Ahora bien, lo primero que hay que hacer para sobrellevar lo negativo, es aprender a identificar lo que nos causa dolor, aflicción o malestar.

Por ejemplo, si estás atravesando una ruptura amorosa, o te diste cuenta que tu pareja te traicionó, pregúntate: ¿Qué es lo que realmente te duele: la traición o que la relación ya no continúe?

Analiza bien la situación cuestionándote cosas como: ¿Es acaso el hecho de la infidelidad lo que me causa dolor, o el hecho de que quizás no fui lo suficientemente amado? ¿Acaso me preocupa el hecho de que no voy a encontrar a alguien más a quien amar?

Detente unos minutos en ese dolor que estás experimentando y empieza a identificar cuál es su verdadero origen.

2. No dejes que tú voz interior te diga cosas que no son ciertas.

Una vez hayas comprendido el origen de tu malestar o dolor, pregúntate: ¿Qué tanto de ese sufrimiento o de ese malestar es cierto? ¿Qué tanto de eso que estoy experimentando, es real?

… ¿no será más bien que te estás diciendo a ti mismo cosas que te causan negatividad?

Todos tenemos una voz interior que constantemente nos está diciendo cosas, tanto positivas como negativas. Y cuando experimentamos situaciones difíciles, esa voz suele afectar nuestro estado de ánimo por medio de la negatividad.

Pregúntate también: ¿Acaso lo que estoy pensando o diciendo dentro de mí mismo, obedece a lo que sucede realmente?

Debemos ser cuidadosos con ese diálogo interno que llevamos a cabo todo el tiempo, porque a lo mejor, sólo está acrecentando nuestro dolor.

3. Recuerda: siempre será mejor afrontar el dolor, en vez de huir.

Por lo general, solemos invertir demasiada energía y tiempo tratando de escapar del dolor. Pero, no nos damos cuenta que únicamente estamos malgastando esa energía y ese tiempo, pues tarde o temprano, ese dolor que no es procesado, terminará por alcanzarnos.

Es algo así como jugar a las escondidas. Puedes esconderte en algún lado, pero sabes que, tarde o temprano te van a encontrar.

No afrontar es perjudical

En la vida real, hay personas que se esconden detrás de ciertos distractores como las adicciones y los malos hábitos; todo esto, con el fin de mantener a la mente ocupada en actividades, y no mirar su verdadero dolor. No obstante, ese dolor acumulado terminará pasándoles factura.

El punto importante aquí, es enfrentar toda clase de dolor del mismo modo que se hace con el miedo… ¡Así es! muchas veces el miedo se enfrenta con el fin de poder transformarlo en amor, en aprendizaje o en experiencias.

La vida es un 10% lo que nos ocurre, y un 90% cómo reaccionamos a ello.

Charles Swindoll

Cuando las cosas no están bien, una de las formas que te puede ayudar a sobrellevar la situación, es decirte a ti mismo: “Bien, esto parece ser muy incómodo, pero sé que no estoy en peligro”. Con esto, interpretas que, a lo mejor no tienes alternativas para afrontar el momento, pero tarde o temprano, esto va a pasar.

Recuerda, todo es un proceso.

4. Ten presente que, nada es tan terrible como parece

Todo depende de la perspectiva en cómo veas la situación.

Por ejemplo, te acaban de despedir del trabajo y a raíz de de ello, empiezas a decir lo siguiente: “¡No! ¡Esto es terrible!… No voy a poder con esto”.

Ahora bien, qué pasaría si ese mismo día, te enteras de que tu pareja te está siendo infiel… ¿Cuál de estas dos cosas viene siendo más terrible?

¡Ojo!, con esto no quiero decir qué vamos a pensar todo el tiempo de forma negativa. No, sencillamente quiero que sepas que, eso que te está afectando también está perjudicando tu visión sobre las diversas posibilidades que hay para solventar la situación.

El momento negativo te resta perspectiva, por lo tanto, terminarás pensando que tu problema es más terrible que el de los demás.

Deja de autosabotearte y de pensar lo peor.

5. Sé consciente de que tú no eres la única persona que atraviesa situaciones difíciles

Realiza este ejercicio sencillo: piensa en una persona a la cual admires mucho; puede ser alguien inspirador para ti, como: un cantante, un actor, el autor de un libro, un mentor, etc. Y pregúntate lo siguiente… ¿Acaso esa persona no ha atravesado situaciones difíciles al igual que tú?

Ten presente las historias de esos grandes deportistas, científicos, escritores o actores que se han esforzado mucho para llegar a donde están hoy en día. Detrás de sus historias hay situaciones difíciles, problemas con miembros de su familia, e incluso, enfermedades graves. Sin embargo, ellos jamás se detuvieron y, hoy por hoy, ellos están en la cima.

Ten en cuenta cada uno de estos ejemplos y anímate a seguir adelante, porque si ellos pudieron, tú también puedes.

Siempre podrás

Cuando estamos frente a situaciones difíciles, la opción más fácil que se nos presenta es huir, quejarse, desesperarse o angustiarse. Pero, como bien hemos leído aquí, la mejor opción es afrontar, y ver a dicho proceso como una oportunidad de aprendizaje o de enseñanza.

No temas a las circunstancias, simplemente muéstrales tu mejor cara.

No mires atrás y preguntes: ¿Por qué? Mira adelante y pregúntate: ¿Por qué no?

Alberto Mur

¡Éxitos y un saludo cordial!

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.com


Adrian Alberto

Ingeniero de telecomunicaciones | Escritor y emprendedor digital | Me agrada leer, estudiar e investigar sobre temas de Psicología y Espiritualidad | Aprendiz de SEO y Desarrollo Web | IG: AdrianAlbertoOk