El amor que desesperadamente buscas, es el que te niegas a darte

El amor que desesperadamente buscas, es el que te niegas a darte
Comparte

Muchas personas pasan una gran pare de sus vidas esperando encontrar el amor ideal, el amor bonito, el amor estable y comprometido. Se lo piden al universo y piensan de forma constante en ese amor. Se arreglan cada día pensando que quizás ese sea el día del gran encuentro, ése en el que se tropezarán casualmente con ese ser que complementará sus vidas y les dará más sentido.

Pero en medio de la búsqueda, la mayoría no se da cuenta de que ese amor que se espera recibir de alguien, no es otro, que el que no se pueden dar a sí mismos. Y lo complicado de esto es que el no verlo nos coloca en una situación en donde no vamos a recibir lo que deseamos, porque sencillamente solo vamos a vibrar en el amor, cuando aprendamos a amarnos.

La atracción

Sí, pueden llegar personas a nuestras vidas en medio de una constante búsqueda y espera, pero es poco probable que resulte en algo diferente a lo que podemos darnos a nosotros mismos. Cuando nos amamos, realmente perdemos la necesidad de buscar algo que ya tenemos dentro. El amor lo llevamos con nosotros, lo irradiamos y desde él atraemos.

Cuando no nos amamos, también atraemos, pero eso que nos ofrecemos. Luego nos confundimos y sentimos que el universo no es del todo justo cuando nos relacionamos con alguien que no valora lo que le damos. Nos sentimos un tanto desconcertados cuando tenemos tanto para dar y nos damos cuenta de que esa persona que tenemos en frente no es la que necesariamente merece eso que podemos ofrecer.

Si no desesperamos en el proceso y nos dedicamos a entender cómo se manejan las cosas a nivel energético, podemos hacer un trabajo que nos dará una recompensa de por vida. La mejor inversión que podemos hacer es amarnos a nosotros mismos y esto puede sonar a cliché, pero es la clave de la mayoría de las experiencias que atraemos a nuestras vidas.

Veamos algunas maneras que tenemos disponibles para fortalecer el amor propio:

  • Procurar espacios de soledad.
  • Reconocer nuestros logros.
  • Respetar lo que deseamos y lo que no deseamos hacer.
  • Dedicarle tiempo a lo que nos alimenta el alma.
  • Limpiar nuestra mente de pensamientos negativos.
  • Eliminar la autocrítica, los juicios y el desmérito a lo que hacemos.
  • Perdonarnos por errores del pasado.
  • Cuidar y reconocer lo maravilloso de nuestro cuerpo.
  • Procurar rodearnos de personas que tengan una buena vibra.
  • Alimentar sueños.

Estos son solo ejemplos, pero cada uno de ellos es muy poderoso cuando de fortalecer nuestra autoestima se trata.

La clave en el amor es trabajar en nosotros, en dedicarnos tiempo y en respetarnos. Ese respeto incluye no aceptar cualquier compañía por preferir eso a la soledad, también incluye aprender a marcharnos de donde es evidente que no nos conviene estar e incluye aprender a filtrar de forma temprana a las personas que permitimos en nuestras vidas, aunque obviamente podemos hacerlo en etapas posteriores, en el momento que nos demos cuenta de que estaríamos mejor sin alguien en particular.

Aprendamos a comunicarnos con el universo

 

Cuando nos amemos, dejaremos de necesitar lo que ya tenemos y vamos a relajarnos y desde allí, el universo hará lo necesario para que la mejor compañía llegue a recorrer junto a nosotros el camino de la vida, si es que aún lo deseamos.

Recordemos que uno de los más maravillosos aprendizajes que debemos llevarnos de esta experiencia es aprender a amar y a ser amados… Y la mejor forma de aprender esto es comenzar por nosotros mismos y convertirnos en la fuente de amor que nos gustaría encontrar en el otro.

Por: Sara Espejo – Reencontrate.com


Sara Espejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *