Lo que va a ser, será a su tiempo

Lo que va a ser, será a su tiempo

Los que somos un poco ansiosos, nos cuesta dominar el arte de la paciencia, aquella que nos permite esperar con la mejor actitud posible que algunas cosas lleguen a nuestras vidas. Sin embargo, es crucial entender que muchas veces nuestra conducta puede marcar una gran diferencia en lo que nos ocurre, inclusive alejándonos de manera importante de aquello que nos gustaría vivir.

La ansiedad nos aleja del momento presente, nos hace que nos perdamos en una bola de pensamientos que tiende a hacerse cada vez más grande. No conforme con ello, y para que sea el escenario incluso menos beneficioso, esos pensamientos no son relajantes, sino cargados de angustia, imaginándonos todos los escenarios posibles negativos.

¿Y si no puedo? ¿Y si no consigo el dinero? ¿Valdrá la pena? ¿Querrá estar conmigo?…

Y con ello, solo logramos angustiarnos y alejarnos de lo que queremos vivir.

¿Qué es lo más conveniente?

Definir con claridad lo que queremos, evitando las dudas y esperar pacientemente a que pase. Pero con este pacientemente no queremos decir que no hagamos absolutamente nada y este es el punto más difícil de entender. Solemos pensar que para que algo llegue tenemos que hacer una serie de cosas y ésta también es una vía, pero lo más importante que nosotros tenemos que hacer es crear lo que queremos en nuestra mente, vivirlo desde nuestra imaginación, más allá de una lista de acciones concretas.

Nada de lo que hemos vivido hasta ahora, es la excepción de esto, aun cuando no lo hayamos hecho de forma consciente.

¿Qué queremos decir con que lo que va a ser será… y lo será a su tiempo?

Que cuando nosotros permitamos que algo ocurra, esto ocurrirá. Y el permitir va más allá del hacer, incluso tiene más que ver con el “no hacer”, el permitir tiene que ver con el ser, con el confiar, si no nos saboteamos, si nos reconocemos como fuente de creación ilimitada, estaremos viendo ante nuestros ojos el camino que nos llevará a lo que queremos y es allí donde sí vamos a actuar, donde nos vamos a sentir inspirados para recorrer ese camino que nos hemos permitido mirar.

Así que no tienes que preocuparte por aquello que quieres que pase, menos por lo que no quieres que pase. Enfócate en lo que quieres que llegue y permítete estar allí, independientemente de tu situación actual.

El realismo y el pesimismo son enfoques saboteadores de nuestro poder creador, nos conectan con una realidad, que permanecerá mientras no nos permitamos creer que puede ser diferente. Es por ello que nuestras expectativas siempre, siempre, siempre, deben ser positivas, no enfocadas a evitar un escenario que no quisiéramos, no, la expectativa positiva se trata de esperar el mejor resultado, desde un punto de serenidad, alejados de la ansiedad.

No busques, no revises, no preguntes o demandes, relájate. Si te relajas viene, si te relajas estará allí disponible para ti. Si te relajas empiezas a vibrar acorde a tu deseo. Osho

No te angusties, cuando dudas estas contradiciendo lo que quieres. Sustituye tus miedos a que las cosas no lleguen o no salgan como esperas, por fe, por confianza, por tranquilidad, eso despejará ese camino que hemos mencionado y en menos de lo que piensas, estarás recorriéndolo y no olvides disfrutarlo, porque al final lo que importa, siempre es el camino.

Por: Sara Espejo – Reecontrate.com

Sara Espejo

One thought on “Lo que va a ser, será a su tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *