Fortalece tu sistema inmune con el método Wim Hof: Ejercicio paso a paso

Fortalece tu sistema inmune con el método Wim Hof: Ejercicio paso a paso
Comparte

El método Wim Hof se ha vuelto muy popular en todo el mundo, gracias a los beneficios que muchas personas aseguran experimentar tras haberlo adoptado como hábito.

Wim Hof, su creador, es un holandés que, a lo largo de estos últimos años, ha venido ganando reconocimiento a nivel mundial.

Esto se debe a una increíble habilidad que posee y que consiste en resistir la exposición de su cuerpo a entornos intensamente fríos durante largos periodos de tiempo. Por esta razón se ha ganado el apodo de «Ice Man», que en español quiere decir: «Hombre de hielo».

Wim Hof ha conseguido 26 récords mundiales gracias a las siguientes hazañas:

  • Nadó casi 60 metros por debajo del hielo.
  • Escaló el monte Kilimanjaro y el monte Everest, usando únicamente un par de shorts.
  • Y corrió medio maratón sobre el círculo polar ártico totalmente descalzo.

Ahora bien, en este apartado, vamos a hablar un poco más acerca de su método, cómo se practica y qué beneficios ofrece.

El método Wim Hof

Mucha gente es muy escéptica al escuchar las hazañas Wim Hof. Sin embargo, él mismo señala que la ciencia puede explicar y comprobar estas sorprendentes capacidades.

Wim Hof

Wim Hof ha roto con muchos de los paradigmas de la historia y comenta que: “es posible lograr estas increíbles habilidades si uno mismo decide desarrollar y entrenar correctamente su cuerpo… eso sí, primero hay que enfocarse en nuestra mente”.

¿Qué beneficios ofrece aplicar este método?

Te comparto algunas de las ventajas que obtienes al aplicar este método a tu vida diaria. Muchas de ellas comprobadas por la ciencia:

  • Podrás aliviar el estrés.
  • Tu estado de ánimo mejorará.
  • Podrás acelerar tu metabolismo.
  • Tu circulación sanguínea será mejor.
  • Podrás dormir mejor.
  • Tu salud cardiovascular se verá beneficiada.
  • Podrás incrementar tu claridad mental.
  • Y, tu desempeño físico mejorará.

Cabe destacar que todas estas recompensas llegarán luego de ejecutar el método con regularidad.

¿Cómo puedes llevar a cabo el método Wim Hof?

Lleva a cabo los siguientes pasos:

1. Comprométete contigo mismo

¡Así es! En primer lugar, se requiere un gran esfuerzo de tu parte. Tu mente debe mantenerse enfocada en qué es exactamente lo que deseas lograr con la aplicación del método. Para ello, pregúntate: “¿Por qué lo quiero realizar?”

¿Quieres acaso obtener mayor concentración? ¿Quieres fortalecer tu sistema inmune y resistir las enfermedades? Más allá del propósito que tengas, tienes que conectar profundamente con lo que signifique para ti establecer este hábito. Una vez que te hayas decidido, es tiempo de empezar con la práctica.

2. Respira

Rara vez le prestamos atención a nuestra respiración. Sin embargo, debes saber que, la respiración la podemos controlar. Podemos controlar la intensidad con la que inhalamos y exhalamos el aire. Respirar correctamente nos permite además influenciar en nuestro sistema nervioso autónomo y en muchas otras funciones de nuestro cuerpo.

La buena respiración tiene un gran número de beneficios que van desde bajar nuestros niveles de cortisol, hasta fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Ahora bien, dentro de este método se manejará un tipo de respiración denominada: respiración de Wim Hof. Esta consiste en lo siguiente:

  • Prepárate.

Ubica un lugar donde puedas estar tranquilo, sentado en un sillón o acostado, tú eliges. Eso sí, debe ser un espacio en donde te sientas cómodo y capaz de relajarte.

  • Procede a respirar

Cierra los ojos y haz una profunda inhalación con fuerza. Llena todo tu cuerpo de aire. Llena tu estómago, tus pulmones y finalmente tu cabeza. Siente como fluye esa respiración. La idea es que entre la mayor cantidad de aire a tu cuerpo.

Posteriormente y sin forzar, exhala. Eso sí, no saques todo el aire, simplemente relaja el cuerpo e inmediatamente después, repite el proceso al menos 35 veces. Ten en cuenta que debes realizar respiraciones profundas, es decir, inhala profundo y suelta.

  • Aguanta

Una vez que terminas el ciclo de 35 respiraciones, ahora sí saca todo el aire y una vez lo hayas hecho, aguanta la respiración la mayor cantidad de tiempo posible. Aguanta hasta que sientas una gran necesidad de respirar.

Al sentir el reflejo de que ya necesitas respirar, procede a inhalar profundamente el aire y sostenlo mientras aprietas tu cuerpo durante 15 segundos. Luego, suelta el aire.

Respirar

Estos tres puntos forman una serie o ronda del método. Para lograr una sesión exitosa se recomienda que realices al menos tres series de manera consecutiva.

Por otro lado, si sientes en algún momento del ejercicio una especie de hormigueo, aturdimiento o euforia, tranquilo, esto es normal. Wim Hof señala que cuando esto sucede, estás sobre alimentando tu cuerpo, por lo tanto, no es una señal de que hay que alarmarse. Tener esas sensaciones son indicativos de que el ejercicio de respiración está funcionando.

3. Exponte al frío

Los resultados del método de Wim Hof se manifestarán aún más, si llevas a cabo este tercer y último paso. Por ejemplo, un baño con agua fría por las mañanas, puede mejorar tu estado de ánimo, reducir la inflamación de tu cuerpo e incluso impulsar tu metabolismo. De esto hemos hablado un poco anteriormente aquí.

Exponerte al frío también tiene una gigantesca ventaja a la hora de querer salir de tu zona de confort. Te ayuda a romper con las barreras mentales que te mantienen atado a tu comodidad.

Toma una ducha por la mañana y evita usar el calentador de agua. Tu cuerpo y tu mente te rogarán que no hagas esto, pero es ahí cuando tienes que tomar la decisión si quieres obtener una buena recompensa. Y si al principio se te hace difícil, ve poco a poco introduciendo tu cuerpo al agua fría.

Baño de agua fría

Ahora bien, lo último que debes hacer, una vez hayas realizado esta rutina, es tener paciencia, mantener la constancia y seguir con tu vida normal.

Los beneficios del método Wim Hof, los irás viendo a medida que vayas avanzando con la práctica del mismo. Eso sí, recuerda complementar todos los pasos anteriores que se enfocan en la respiración, con baños de agua fría.

Otra cosa, empieza a tu propio ritmo: respira profundamente mientras estés en la regadera e incluso si tu cuerpo te dice que estás loco. Mantén la fortaleza necesaria para resistir cada día un poco más. Verás luego que con el tiempo irás logrando un sorprendente progreso.

Sin más que agregar, un saludo cordial.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.com


Adrian Alberto

Redactor de contenido web e Ingeniero de Telecomunicaciones. Especializado en temas de crecimiento personal, tecnología e innovación digital.