No puedes manifestar prosperidad, vibrando carencia

No puedes manifestar prosperidad, vibrando carencia
Comparte

La prosperidad se vincula frecuentemente a la buena salud financiera, a la parte económica de nuestras vidas, sin embargo, la prosperidad está vinculada a todos los aspectos que nos definen de alguna manera.

Una persona próspera se siente bien con lo que tiene, nada le falta, no solo a nivel económico, sino en el amor, en la salud, en la tranquilidad y en todo aquello que esa persona considera importante.

Luego la prosperidad, puede ser vista como algo relativo, asociado a la satisfacción que siente cada quien con lo que es y con lo que tiene. Hay quien teniendo mucho desde los ojos que le observan, puede sentir que inconformidad e insatisfacción. Esta persona está vibrando desde la sensación de carencia, de que algo le falta, está ubicado en el lado de la ecuación en la que se siente insatisfecho.

Viendo la vida desde la carencia

El malagradecimiento es una manera común de vibrar en la frecuencia de la carencia. El no poder apreciar lo que se tiene, lo que se es, con lo que se cuenta, es una manera de mirar la vida desde la escasez. Cuando nos acostumbramos a agradecer a la vida por lo que tenemos y nos conectamos con nuestra abundancia, generamos en nosotros la sensación de bienestar y desde allí se nos hace mucho más sencillo atraer más de lo que nos agrada a nuestras vidas.

Sin embargo, cuando somos desagradecidos y no tenemos ojos para ver las infinitas bendiciones que nos definen, normalmente nos sentimos inconformes, podemos sentir envidia por otros o bien, incapaces de llegar a estar en donde nos gustaría y este malestar se traduce en la atracción de más situaciones que nos potencien esas emociones. Luego es un círculo vicioso de donde nos costará salir, o bien una espiral descendente en donde tenderemos a sentirnos cada vez peor con lo que somos y con lo que tenemos.

Confiar es clave para vibrar con la prosperidad

Si no confiamos en nosotros, en nuestras capacidades y en la fuente ilimitada de absolutamente todo lo que queremos manifestar, esteremos todo el tiempo colocando obstáculos entre nosotros y la prosperidad.

Si actuamos de manera mezquina, excesivamente ahorrativa, si nos privamos de disfrutar algo, para no gastarlo y poder disponer de ello a futuro, nos estamos diciendo o escribiendo en letras pequeñas: no confío en que mañana pueda proveerme de lo que ahora tengo y esto es conexión con  la escasez.

No se trata de ir acabando con todo lo que tenemos día a día, porque hay que ser muy valientes para ello. Se trata de establecer un equilibrio, de confiar que somos capaces de multiplicar lo que tenemos, pero para ello es conveniente activar la energía del movimiento. Pensemos que siempre lo que demos, vendrá a nosotros multiplicado, adoptémoslo como una creencia y eso nos hará sencillo manifestar mayor abundancia en nuestras vidas.

Creencias que favorecen

Convencernos de que si damos amor, el amor vendrá a nosotros multiplicado, de que si gastamos algo de dinero, esteremos abriendo caminos para que ese dinero vuelva a nosotros en mayores cantidades, de que nuestra salud no tiene que perderse con el tiempo, sino que nuestro sistema es capaz de renovarse constantemente para nuestro mayor bien, son solo algunas creencias que nos serán de gran utilidad para conectarnos con la abundancia y la prosperidad.

Todo lo que deseamos lo podemos tener, ser o hacer… Solo falta que creamos que ese principio es real y eliminemos todos los peros y los elementos saboteadores. Confía en ti, en tus capacidades, en el universo, que está allí esperando tu orden para complacerte. Pero tú no terminas de creértelo. Así que te invito a vibrar con la prosperidad, comenzando con hacerte consciente de que no hay nada que no puedas alcanzar y que la única limitación está en tu mente.

Por: Sara Espejo – Reencontrate.com


Sara Espejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *