¿Qué hay detrás de perdonar?

¿Qué hay detrás de perdonar?
Comparte

Perdonar… El perdón es un regalo del cual podemos hacer uso cada vez que necesitemos liberarnos de cualquier carga de culpa o rencor que sintamos en nuestra espalda.

Perdonar comienza con la intención de hacerlo, con la intención real y no de la boca para afuera e implica un proceso de aceptación, de reconocimiento, de aprender a mirar con compasión y sobre todo de integrar el aprendizaje de la experiencia a nuestras vidas, rescatar lo positivo, porque es esto lo que nos garantiza no tener que exponernos nuevamente a una situación igual o similar.

Ampliar nuestra visión

Mientras vayamos con el traje e víctima, me hicieron, yo di y me pagaron de tal forma, ¿por qué a mí?, después de esto no vuelvo a hacer nada bueno por alguien… el perdón nos costará otorgarlo. Debemos ampliar nuestra visión, no quedarnos en el puntico que vemos, aunque nos haya dolido horrores, debemos buscar ver un panorama mucho más amplio que el que muchas veces nos permite ver el ego.

Cuando decidimos despegarnos la foto de la cara, se nos facilita entenderla… Podemos decir bueno si yo hubiese estado en el lugar de esta persona quizás no hubiese reaccionado tan distinto, en ese momento yo no tenía las herramientas que tengo ahora, la intención acá no era lastimarme, sino vivir una aventura sin medir las consecuencias, yo hice tal cosa y tal persona lo interpretó de tal manera y reaccionó de una manera que me hizo daño, etc., etc…

Somos capaces de ver más allá de lo que las emociones nos permiten y de esa manera se nos hace más sencillo mirar a los otros o a nosotros mismos de forma condescendiente, sin tantos juicios, sin tantas etiquetas, entendiendo que somos humanos, que nos equivocamos y que podemos continuar decidiendo no cargar un dolor innecesario a cuestas.

No tenemos que reconstruir un nexo

Perdonar no implica retomar una relación, podemos ver el panorama más amplio y aun así decidir mantener lejos de alguien o no volver ocupar un determinado rol, pero sea cual sea la decisión que tomemos, podemos aligerarla del dolor.

A veces decimos que perdonamos, pero no es así, cada vez que podemos sacamos a relucir la herida generada, puede ser que ni siquiera nos importe ya lo ocurrido, pero se convierte en un arma contra el que sentimos que nos dañó y sin darnos cuenta, al intentar herir a esa persona nos herimos nuevamente a nosotros mismos.

Dejar atrás

Aprendamos a dejar atrás… Perdonemos, no somos unos tontos por hacerlo, somos unos sabios al lograrlo. Desprendernos de lo que nos hizo daño y no volver a recogerlo es un arte.

Ten en cuenta lo siguiente: Todo en tu vida lo has creado tú, lo has atraído a ti, todo tu mundo es una proyección de lo que está dentro de ti, de lo que albergas en tu mente. Por lo tanto, cada vez que sientas que alguien te ha lastimado, no sientas culpa, pero asume tu responsabilidad y amorosamente trata de ver qué te puede estar haciendo atraer ese tipo de situaciones a tu vida.

Tomar la responsabilidad no quita el rol de víctimas y nos permite cambiar las realidades que vamos creando. Ya lo que pasó no lo podemos modificar, pero podemos disponernos a crear cosas que estén en línea a lo que queremos vivir.

Mente subconsciente

Recordemos que la mente subconsciente trabaja de forma curiosa y almacena información de forma arbitraria, así como crea programas que dirigen nuestras vidas, por lo que necesitamos hacer un trabajo importante que parta desde nuestra mente consciente que se encargue de borrar cualquier cosa que no nos resulte conveniente.

También podemos ayudarnos con técnicas que trabajan sobre nuestra mente subconsciente para limpiar cualquier cosa que nos haga atraer determinadas vivencias a nuestras vidas.

Lo importante es buscar nuestro bienestar, porque si no nos sentimos bien, simplemente no nos puede ir bien.

Por: Sara Espejo – Reencontrate.com


Sara Espejo