6 ejemplos de violencia psicológica: Busca ayuda si eres víctima de ella

6 ejemplos de violencia psicológica: Busca ayuda si eres víctima de ella
Comparte

Para empezar, la violencia psicológica no mide lugares ni personas. Puede darse dentro de tu relación de pareja, con tu familia, en el trabajo, o incluso en la escuela o universidad.

Es una forma más de maltrato. Y puede evidenciarse a través de la descalificación, el sometimiento, la manipulación y el menosprecio hacia ti (o hacia alguien de tu entorno). Si no intentas hacer algo a tiempo para frenarla o evitarla, esta se sostendrá, provocando en ti daños psicológicos graves. Uno de ellos es la incapacidad de poder defenderte, o bien de identificar el problema.

Aquí, voy a hablarte un poco más sobre las consecuencias que tiene la violencia psicológica y algunos ejemplos de ella. Eso sí, este artículo solamente pretende informar y no diagnosticar algún problema. En caso de que creas eres víctima de algún tipo de maltrato psicológico, te aconsejo acudir con un profesional de la psicología.

6 ejemplos de violencia psicológica

En ocasiones, quien ejerce la violencia psicológica lo suele hacer de manera inconsciente. Y esto se debe a que hoy en día, muchas formas de maltrato suelen ser aceptadas o justificadas por la cultura y la sociedad en que vivimos.

Sin embargo, la violencia psicológica causa daños con el tiempo y lo que es peor, la víctima no se percata muchas veces de ello. Más bien, será controlada y manipulada. Sentirá miedo, creará dependencia y estará sumisa a cualquier tipo de maltrato que puede ir desde el físico hasta el sexual.

Una persona víctima de maltrato psicológico
¿Cómo saber si eres víctima de violencia psicológica? He aquí algunos ejemplos de ella:

1. La humillación

Si constantemente alguien se la pasa humillándote, está ejerciendo violencia contra ti. La humillación puede ir desde hacerte quedar en ridículo frente a los demás (amigos, familia o compañeros de trabajo) hasta maltratarte en la intimidad. Por lo tanto, no apruebes ningún tipo de humillación, así sea de juego, pues esta no trae nada positivo.

2. El chantaje

Está atento a aquella persona que intente manejarte o manipularte emocionalmente solo para que hagas lo que él o ella desee.

El chantajista querrá dominarte a toda costa. Y su estrategia se basa en generar culpa dentro de ti, haciéndote sentir que te equivocas, que eres egoísta, que no le cuidas, que eres mala persona y hasta te convencerá de que estás loco o loca.

En estos casos, la asertividad muchas veces suele brindarte la solución: aprende a decir «No», cuando debas hacerlo.

3. La amenaza

Generar miedo en ti y limitar tu accionar a través de palabras o maltrato físico, es otra forma de violencia psicológica.

Por fortuna, cuando la amenaza es dañina, es penada por la ley. Así que, frente a una persona que constantemente te amenaza, no dudes en denunciar.

También, existen otros tipos de amenaza que son consideradas maltrato. Por ejemplo, la amenaza constante de abandonarte o de serte infiel… ¡Ojo con ellas!

4. El control

En algunos casos, el control puede resultar positivo. Por ejemplo, el control que ejercen ciertos padres hacia sus hijos. Sin embargo, cuando este es desmedido o excesivo, se vuelve entonces una práctica violenta.

Hay otras situaciones en donde el control no es justificable. Por ejemplo, el control dentro de la pareja o la amistad. Este puede llevar a que se vulneren ciertos espacios personales. Por ejemplo, cuando revisas los mensajes privados o espías las llamadas de tu pareja o de tu amigo o amiga.

5. El acoso

Esta es una forma de violencia psicológica que busca destruir la autoestima de cualquier individuo. El acoso es un comportamiento que suele darse mucho más entre niños y al que comúnmente se le suele denominar bullying. Sin embargo, también ocurre en adultos y en esta era digital, dentro de las redes sociales, también está presente (el ciberbullying).

Y cuando alguien te acosa, ejerce presión sobre ti con sus palabras o acciones, hasta el punto de crearte angustia y malestar.

6. Las comparaciones

Una forma de maltrato muy común es comparar a otro con el fin de descalificar. Así, por ejemplo, si constantemente te están comparando con tus compañeros de trabajo (en el ámbito laboral), con las personas de tu mismo sexo (en el ámbito de pareja), o bien con tus hermanos (en el ámbito familiar), estás siendo víctima de maltrato psicológico.

Ahora bien…

¿Qué consecuencias tiene la violencia psicológica?

Algunas de ellas las mencionamos en los ejemplos anteriores, pero, vamos a resaltarlas mejor:

  • Provocan el deterioro de la autoestima.
  • Causan estrés, ansiedad y pueden desencadenar patologías psicosomáticas (es decir, dolencias físicas cuyo origen es emocional).
  • Provocan el desarrollo de personalidades adictivas, psicóticas o violentas. ⁣
  • Causan inseguridad y desconfianza.
  • Provocan dependencia emocional.

Por último, la violencia psicológica ejercida en niños puede ser mucho más perjudicial, ya que podría causar que el niño en su adultez termine siendo un maltratador o una persona tóxica.

Un niño siendo víctima de violencia psicológica

Como te señalé al principio, si estás frente a cualquiera de estos casos, es aconsejable que acudas con un profesional de la psicología y busques ayuda.

Sin más, te recuerdo que, aquí podrás encontrar varios talleres y cursos que te ayudarán con tu crecimiento personal y espiritual, así que, ¿Qué esperas? ¡Suscríbete y aprovéchalos!

Nos vemos.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.com


Adrian Alberto

Redactor de contenido web e Ingeniero de Telecomunicaciones. Especializado en temas de crecimiento personal, tecnología e innovación digital.