La relación terminó pero una de las partes no lo acepta ¿Cómo ponerle fin?

La relación terminó pero una de las partes no lo acepta ¿Cómo ponerle fin?

A veces sucede que, por despecho, por alguna creencia errónea o alguna posible patología, un amor que ya se ha terminado se niega de alguna forma a llegar al final. ¿Cómo un sentimiento tan noble a veces empuja a las personas a dañar una relación que en un momento se basó en el amor? ¿Por qué no despedirse de la menor manera posible para continuar con la vida maravillosa que te espera más allá del final de un querer?

A menudo esto sucede porque la víctima estaba atrapada en una relación dañina o que se “enfermó” en un momento dado. Si esta expresión te dice algo, probablemente quieras descubrir sus consecuencias y cómo salir de esta situación que produce dolor y estancamiento vital.

¿Se ha vuelto tóxica mi relación de pareja y no logro salir?

Esta es la pregunta que a menudo surge en los foros de discusión. Las opiniones divergen. Pero podemos proponer una definición simple. En pocas palabras, una relación se ha convertido en dañina cuando estás constantemente bajo presión e infeliz. Y las consecuencias de vivir así son terribles en muchos aspectos, así que debes tomar cartas en el asunto si vives una situación como esta.

Aunque podemos hablar de relaciones tóxicas de muchos tipos, en este artículo nos referimos al amor de pareja, donde este esquema de relación es sumamente destructivo. ¿Eres infeliz y la situación empeora porque la persona en cuestión no reconoce que existe un problema real o que la situación se terminó y no te deja ir? Esta relación es tóxica, sin duda.

¿Por qué una relación se vuelve dañina?

No es tu culpa que no acabe si lo tienes claro pero la otra parte no. El ingrediente principal de la relación tóxica es quien manipula, no la víctima. No debes sentirte culpable porque alguien es grosero o no te valora, o más allá, si alguien está viendo las cosas desde el lugar equivocado. Así que cuidado con las culpas, porque esta puede amarrarte a una relación sin futuro.

En una relación de este tipo, los manipuladores tienen ciertos rasgos narcisistas acentuados. Al final, una persona que abusa de otra en algún sentido a menudo sufre de una falta de afecto y una mala imagen de sí misma. Ella cree que está construida y apreciada cuando domina a los demás, cuando es ella quien decide. Por supuesto, esta creencia es infundada. Pero debe haber un trabajo terapéutico de autorreconocimiento de por medio o este tipo de personas tendrá problemas para mantener una relación saludable de pareja. Su lógica para la relación no es de afecto y compartir, sino de dominación y egoísmo.

Si siempre estás triste y te sientes presionado, no eres feliz en tu relación

¿Cómo se destruye la relación?

De muchas maneras. Para reconocer a un manipulador que se niega a ponerle fin a una relación , pregúntate si la persona que dice amarte a menudo usa el chantaje. ¿Te amenaza? ¿Te acusa de lo mal que está su vida? ¿O simplemente no quiere dejarte ir y que seas feliz?

El manipulador también está acostumbrado a culpar a otros. En otras palabras, cada problema que tiene deben resolverlo los demás. Él o ella nunca se equivoca. Una persona que constantemente te hace sentir culpable no ayuda a mejorar o terminar una relación, si es el caso. Se queda enganchada en el conflicto.

Quien manipula también puede recurrir a la mentira y a la infidelidad. Esto es especialmente cierto en el contexto de las relaciones románticas. Una persona que dice que amas y que hace con regularidad lo que te duele no te quiere. Es tan simple como eso.

Pero quien se niega a dejar que la relación termine fingirá que no puede hacer nada; que así son las cosas; o de nuevo, que siempre lo perdonarás mientras lo ames, o lo dejarás pasar otra vez. Pero el hecho es: si su conducta te hace daño, y esa persona no hace ningún esfuerzo por cambiar, ha llegado el momento de partir.

¿Podemos liberarnos?

Sí, podemos salir de una relación de este tipo, cuyo ciclo de ir y venir parece no terminar nunca. Debes salir de una relación tan dañina. De lo contrario, irás perdiendo respeto y aprecio por ti misma. Y caer tú en la poca valoración de ti misma a partir de una relación conflictiva es una vorágine que debes evitar. Parece ser más fácil decirlo que hacerlo, lo sé.

¿Dices que si otros han llegado, tú también puedes? El camino de la curación puede ser largo, pero siempre es beneficioso salir de una relación dañina. Entonces, ¿cómo proceder?

¿Cómo salir de una relación que se ha terminado pero en la que una de las partes se niega al final?

Las relaciones terminan, pero a veces una de las parte se niega y retarda el proceso

Los siguientes 5 puntos son cruciales cuando uno quiere liberarse de una relación dañina:

1. Reconoce el problema

Es lo más difícil, pero hay que empezar allí. Muchas personas ni siquiera reconocen que están viviendo una relación dañina. Incluso se apresuran a encontrar excusas para la otra parte: “Tuvo una infancia difícil”; “Debo haberlo lastimado, por eso”; “Creo que está pasando por un mal parche en este momento”; etc.

Sin embargo, debes resolver reconocer que algo está mal. Si los signos mencionados anteriormente te hablan, si sufres un chantaje permanente y una presión enorme en una relación que deseas armonizar, acepta el hecho de que esta relación es tóxica. Solo entonces puedes trabajar realmente en encontrar una solución.

2. Revaloriza tu imagen

¿Estás de acuerdo en que tu relación se ha vuelto dañina porque una de las partes se niega a su final? Excelente. El siguiente paso es reconstruir la imagen que tienes de ti mismo y potenciar tu inteligencia emocional. ¿Por qué? Porque una relación dañina que dura en el tiempo afecta la forma en que te ves a ti mismo. Si has estado apoyando a esta persona durante tanto tiempo, es una señal de que quizás has perdido un poco de respeto por ti mismo.

Comienza trabajando para mejorar la confianza en ti mismo y tu autoestima. Este artículo fue diseñado para mejorar tu autoestima. Cuanto más gane en autoestima, más energía y energía necesitará para pasar a los siguientes pasos.

3. Termina esta relación: es tu momento de actuar

Por encima de todo, no pienses que el tiempo y los consejos harán las cosas bien. Lo dije: eres tú quien debe actuar ante la situación. Si la persona con quien compartes tu vida no reconoce que tiene un problema, no hay esperanza. Para su propia guía y para ser feliz (¡y por supuesto que por y para ti!), la relación debe terminar.

Ciertamente, no es tan simple. Probablemente aún hay algo del amor que los unió. Pero tienes que aceptar la idea de que para recuperar tu bienestar emocional, debes tomar acciones. Dejar pasar el tiempo no soluciona nada, nada cambiará con los días. Y si la persona necesita ayuda, recuerda que eres arte y parte, no puedes ser tú quien acompañe su proceso.

4. Corta puentes según sea necesario

Si el final ha sido difícil, no establezcas contacto por un tiempo prudencial. En las relaciones con finales largos y llenos de manipulación esta es la mejor vía, la más sana para ambas partes.

5. Reconstrúyete emocionalmente

No estar juntos físicamente no acaba con todo. En realidad, debes sanar. Lo último que hay que hacer es comenzar el proceso de curación.

No será fácil. De hecho, es posible que hayas desarrollado una especie de adicción a esta persona que una vez amaste. Pero hay caminos: haz cosas que te gusten. Sal. Crea un nuevo círculo de amigos. Interésate en los demás. Retoma esas clases de baile que dejaste hace unos años. Cuanto más ocupada estés, mejor te sentirás. Y aún más si te ocupas de ti, de tu interior, de tu bienestar.

Lourdes – Reencontrate.com

Lourdes

One thought on “La relación terminó pero una de las partes no lo acepta ¿Cómo ponerle fin?

  1. Estoy pasando por la etapa de separación de mi conviviente después de 23 años juntos, reconozco que fue por mis celos obsesivos. Pero quisiera saber si es bueno regresar o culminar definitivamente la relación tenemos 2 hijos de 23 y 17 años y a ella no le fue tan difícil la separación, es más diría que estaba buscando el pretexto perfecto para separarnos, y desde marzo así lo hicimos, pero me duele el alma la frialdad, la ofenza y lo hiriente que pueden ser sus respuestas, y me quiero cada vez que reacciona así conmigo, quisiera regresar con mi familia y no se como hacer ya he acudido a un psicólogo y a una psiquiatra, pero no puedo dejar de pensar en ella, y cada vez que la llamo maldice el momento que nos conocimos. Y quisiera morirme en ese momento por no saber respetarla y ser muy celoso. ” que hago”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *