Las mentiras, por pequeñas que parezcan, tienen el poder de destruirlo todo

Las mentiras, por pequeñas que parezcan, tienen el poder de destruirlo todo
Comparte

Quiero empezar comentando que las mentiras están en la vida cotidiana: en lo profesional, en la vida afectiva, en las relaciones padres e hijos, incluso, en las relaciones de pareja.

La mentira es un fenómeno que está en todos lados, pero a la vez es un acto que merece ser pensado, analizado y reflexionado.

Mentir es afirmar o negar una cosa cuando la realidad es totalmente otra.

Por ejemplo, ¿Alguna vez te has puesto a pensar en las consecuencias que puede traer el hecho de mentir? Y es que algo sí queda claro… todos algunas vez en la vida hemos mentido, y, en ocasiones, lo seguimos haciendo. Pero, ¿por qué lo hacemos? ¿Lo hacemos para evitar algo malo, o lo hacemos por interés o con la finalidad de conseguir algo?

Vamos, a continuación, a hablar un poco más acerca de las mentiras, y a ver si podríamos “dejar de ser mentirosos”.

Las mentiras y lo que hay detrás de ellas

En primer lugar, no hay mentira buena ni mala. Mentira es mentira… aunque también es cierto que es casi imposible dejar de mentir. Asimismo, no todo el mundo nos dice todo el tiempo la verdad. Sin embargo, la mayor parte de las personas que nos tienen confianza, por lo menos nos la dicen la mayoría de las veces.

Ahora bien, hay ciertas situaciones, en donde como dije es “inevitable” mentir. Por ejemplo, cuando no queremos quedar mal con alguien porque lo estamos conociendo recién, o porque es nuestro jefe, o qué se yo… Supongamos que esa persona nos dice un chiste que nos parece malo o no nos causa gracia, pero terminamos aceptándolo, cuando en realidad no es así. Estamos, sin querer, mintiendo.

Mujer agarrándose la cabeza y creyendo que cometió un error

Por otro lado, hay situaciones en donde la mentira puede ser evitable, pero el acto se lleva a cabo. El ejemplo más común de todos es la infidelidad. Cuando eres infiel, mientes. Pero queda claro que podías haber evitado.

Y es que, aunque no lo creas, la mentira es la causante de gran parte de nuestro sufrimiento. Sin embargo, llama la atención cómo la mayoría de nosotros, no somos conscientes de hasta donde la mentira y el engaño están presentes en nuestras vidas.

Y es importante tener en cuenta que, según la historia, las mentiras han causado la destrucción de gobiernos, negocios, personas, etc. Hay un historial grande de mentiras que han causado pérdidas graves. Entonces, ¿hasta qué punto consideramos que mentir es correcto o incorrecto? ¿y tú… mientes todo el tiempo?… te planteo estas preguntas para que medites un poco al respecto.

¿Algunas personas mienten más que otras?

Sí, de hecho, en psicología hay algo que se conoce como “La Tríada Oscura” que incluyen a tres tipos de personas: los narcisistas, los maquiavélicos y los psicópatas.

Las personas narcisistas, por ejemplo, son aquellas que piensan e infravaloran a los demás y, según ellas, nadie merece escuchar su verdad.

Los maquiavélicos son los que mienten para conseguir determinados objetivos sin importarles nada, ni siquiera el daño que puedan llegar a hacer; solamente paran cuando piensan que a ellos les puede beneficiar o les puede perjudicar algo.

Por último, están los psicópatas que son personas que no son sensibles y que pueden hacer auténticas barbaridades, incluso mentir y no sentir remordimiento.

Ahora bien, también están las personas que son egoístas, manipuladoras, aquellas que son especialmente agresivas, o bien introvertidas. Todas ellas mienten más que otras, y sus mentiras son muy elaboradas, por eso es que hay que tener mucho cuidado con ellas.

¿Cómo dejar de mentir?

Como comenté al principio, es verdaderamente imposible no mentir a diario. Siempre lo vamos a hacer, de manera directa o indirecta. Claro está que hay gente que lo hace con más intención que otra. Sin embargo, hay una forma de ser menos mentiroso y que, por lógica, tiene que ver con ser más honesto.

Así es. Sé honesto aunque los demás no lo sean contigo. Mira que de nada sirven las excusas ni las mentiras cuando estás tratando de decir la verdad. En definitiva, tú mismo sabes lo que es y lo que no es honesto, independientemente de lo que hagan o digan los demás. Así que, no te escondas detrás de la excusa o de la mentira.

Un hombre honesto

Recuerda que la verdad es a menudo más fácil y más beneficiosa de decir. Incluso luego de haber mentido. Di siempre la verdad y verás que de esta forma no tendrás que recordar lo que dijiste.

Mentir es una trampa real en donde hay que recordar demasiadas cosas. Y sin importar cómo hayas elaborado una mentira, al final siempre te la terminarán pillando.

Y bien, hasta aquí este post. Por ahora me despido no sin antes recordarte que aquí, en reencontrate.com, cuentas con diversos talleres y cursos orientados a tu crecimiento personal y espiritual, donde además te explicamos muchas técnicas de reprogramación mental y autoconsciencia. No dudes en suscribirte a ellos y sácales el mayor provecho posible.

Recuerda también que nos puedes seguir en nuestra cuenta de Instagram como @reencontrate.guru; constantemente compartimos en ella muchas reflexiones y consejos que te conviene aprender.

Sin más que agregar, saluditos, nos vemos.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.com


Adrian Alberto

Ingeniero de Telecomunicaciones. Mi fuerte es la tecnología, aunque aquí escribo sobre crecimiento personal y lo que sé de psicología. Fiel creyente del "todo es posible en esta vida" 🌻💪🏻