No inviertas tu tiempo en quien nunca está para ti

No inviertas tu tiempo en quien nunca está para ti
Comparte

El tiempo puede resultar sin duda el recurso más valioso con el que contamos los seres humanos. Al regalarle nuestro tiempo a alguien, le estamos ofreciendo una parte de nuestra vida. Entre las millones de cosas que podríamos hacer con nuestro tiempo, hemos decidido dedicárselo a alguien que para nosotros resulta especial.

¿Amas la vida? Pues si amas la vida no malgastes el tiempo, porque el tiempo es el bien del que está hecha la vida -Benjamin Franklin

Ciertamente cuando damos cosas positivas de nosotros a los demás, esto se nos retribuye de alguna forma, incluso cuando la retribución no provenga de quien la esperábamos y sin necesidad de que recompensa alguna se convierta en motor de las buenas acciones.

Sin embargo, cuando nos sentimos incómodos en relación al balance entre lo que damos y lo que recibimos, se generan los conflictos. Si nos sentimos de alguna manera frustrados, desvalorados o desatendidos, estamos permitiéndonos que ese desequilibrio nos afecte y debemos revisar la relación y sus parámetros.

El afecto y la libertad

Nadie está obligado a retribuirle nada a otra persona, aun cuando esto pueda parecer injusto. La realidad es que los afectos deben basarse en la libertad y partiendo de ella, cada quien debe sentirse libre de dedicar su tiempo, su atención, su cariño a quien le parezca y como le plazca.

Aun así, debe haber un pacto tácito entre las partes que dan vida a una relación, que mantenga el equilibrio y cada quien se sienta satisfecho con lo que da y con lo que recibe. Somos, cada uno de nosotros, los que les decimos a los demás lo que permitimos en nuestras relaciones. Si  acostumbramos a los demás a que de alguna manera nos conformamos con poco, cuando en realidad quisiéramos recibir más, le estamos dando un mensaje que lleva consigo la medida de lo que esperamos y muchos se guiarán de forma estricta por ella.

Es mejor evitar suposiciones y plantear con claridad lo que sentimos

Aunque hay cosas que no deben pedirse, que deben nacer de forma espontánea, una conversación, en donde establezcamos nuestras expectativas, donde manifestemos nuestras demandas y cómo nos podemos estar sintiendo ante una determinada dinámica, puede cambiar el rumbo de las relaciones de manera radical.

En algunas oportunidades dejando los puntos claros, nos podremos dar cuenta de que para la otra persona no existe interés alguno en estar para nosotros o bien podremos toparnos con un panorama, que podríamos considerar alineado con lo que nos gustaría. Esa persona a quien le planteamos francamente nuestras demandas, puede haber venido actuando como le parecía mejor para ambos en la relación, sin darse cuenta de que no estaba siendo suficiente su aporte y puede generar cambios que equilibren la relación.

El interés en las relaciones

En todo caso, más allá del tiempo que nos dedican o que dedicamos, existe algo llamado interés, que se siente por encima de cualquier cosa. Cuando realmente le importamos a alguien, resulta muy difícil disimularlo y cuando ocurre lo contrario, resulta más difícil aún.

Revisemos nuestras expectativas, quizás no estamos siendo justos en cuanto a lo que esperamos, o no estamos viendo las acciones de los demás, o estamos esperando cosas muy específicas que el otro no logra atinar, o ciertamente estamos sumergidos en una relación en donde le estamos dando prioridad a quien nos tiene en alguna lejana posición en su lista.

Tu relación contigo es la clave de todo

En cualquier caso, cuando nosotros somos los protagonistas de nuestras historias, cuando nos dedicamos tiempo a nosotros mismos, cuando nos cuidamos, nos respetamos, esto genera una realidad particular a nuestro alrededor. Una realidad en la cual las personas que atraemos no nos ofrecen menos de lo que nosotros mismos nos damos y el esperar de los demás, cada vez se vuelve más remoto, más ajeno y quizás de forma contradictoria, mientras menos esperamos, más recibimos.

Así que si te preocupa estar invirtiendo tu tiempo en quien no lo tiene para ti, la primera relación que debes revisar es la tuya y verificar que te estás dando lo que quizás estés demandando en los demás.

Por: Sara Espejo – Reencontrate.com


Sara Espejo

One thought on “No inviertas tu tiempo en quien nunca está para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *