Libera tu poder curativo con esta poderosa oración de autosanación física

Libera tu poder curativo con esta poderosa oración de autosanación física
Comparte

Quiero empezar por decirte que en tus manos está el poder sanar.

Cualquier dolencia, malestar físico, o enfermedad puede disminuir en carga, siempre que en tu mente y en tus palabras exista la creencia de que viniste a este mundo siendo sano. Además, esa energía creadora, a la cual muchos de nosotros llamamos Dios, nos ha otorgado un poder curativo que es completamente único e impresionante.

Por eso, hoy quiero compartir contigo una hermosa oración que tiene el propósito de liberar ese poder que reside en ti, y que por supuesto, te puede otorgar la sanación que tanto necesitas.

Ahora bien, si no posees malestar o enfermedad (y que deseo de corazón sea así), hazla igualmente, pues esta fortalecerá esa creencia de que has venido a este mundo sano y libre de enfermedades.

Libera tu poder curativo con esta poderosa oración

Realízala con mucha fe…

«En este momento, yo (… indica tu nombre completo), rechazo categóricamente cualquier idea, cualquier pensamiento, o cualquier noticia de enfermedad.

No hay enfermedad incurable, ni virus, ni pandemia para la mente que confía en el creador, pues solo existe la perfección de Dios, y esta se manifiesta en mi vida.

Por eso, hoy declaro que no hay síntoma peligroso, ni contagio, ni dolor, ni sufrimiento dentro de mí. La presencia de Dios está en mi vida, y con su radiante luz armonizadora, disuelve en esta hora toda clase de pensamientos falsos, así como sus efectos negativos.

Ahora mismo, desecho todo temor sabiendo que solo lo bueno, lo divino y lo perfecto se despliega ante mí en todo momento. Nada puede tocarme, excepto el amor divino de Dios.

La mente de Dios, solo concibe pensamientos de salud, armonía, belleza y perfección. Y en este momento, permito que esa mente divina y perfecta habite en mí. Así pues, soy llenado con salud, armonía, belleza y perfección.

La perfección de Dios es mi perfección, y por lo tanto, esta se manifiesta maravillosamente en mi cuerpo y en mi vida.

La energía curativa y amorosa de Dios circula ahora mismo y con gran fuerza por todo mi cuerpo, fortalece mi sistema inmune, fortifica mi mente, y mantiene (o me devuelve) mi salud perfecta. Su energía divina penetra mi mente y mi cuerpo emocional, me limpia y coloca dentro de mí amor, belleza, gratitud y buena voluntad.

Mi sistema inmune en este momento se fortifica, y neutraliza instantáneamente cualquier cosa que sea diferente al amor. La luz de Dios ilumina mi mundo y fortalece mi cuerpo. Todo está bien dentro de mí, pues estoy a salvo en el amor y bajo el abrigo de Dios.

En mi vida se manifiesta el orden divino. La paz y la armonía reinan en mí y en todo lo mío.

Yo soy la presencia en permanente salud y vida.

Gracias Dios, porque esto es verdad ahora. Gracias, gracias, gracias.

Amén».

Atención aquí… Esta oración no pretende decirte que evites acudir con un profesional en caso de que tengas un malestar severo en tu cuerpo. Debes hacerlo. Eso sí, no olvides activar mentalmente tu fe y tu poder de sanación para agilizar tu recuperación. Y claro, para ello puedes hacer uso de esta oración.

Dos manos dibujando un corazón

Para finalizar, aprovecho de recordarte que aquí en este espacio podrás encontrar talleres y cursos que te ayudarán enormemente en tu crecimiento personal y espiritual, así que, ¿qué esperas? Suscríbete a ellos y obtén lo mejor para tu vida.

Saluditos.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.com


Adrian Alberto

Redactor de contenido web e Ingeniero de Telecomunicaciones. Especializado en temas de crecimiento personal, tecnología e innovación digital.