Sanar a través del perdón

Sanar a través del perdón
Comparte

La vida es un aprendizaje constante, está llena de sabiduría y el dolor es parte de ella, no podemos evitarlo pero sí aprender de sus enseñanzas como la de sanar a través del perdón. Debemos dejar que este se manifieste y no quedarnos pegados a él, porque se transformará en sufrimiento.

Qué es el sufrimiento y cómo aceptarlo

«El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional», Buda.

Cuando atravesamos una situación de dolor nos sentimos fatales y es totalmente comprensible pero está en cada uno de nosotros quedarnos estancados allí o buscar el modo de salir de ese estado. Llorar es válido, ¡claro que sí! Si estás triste puedes hacerlo mas si no logras evitar esa angustia, ve y date una ducha, el agua purifica.

La vida será complicada o maravillosa, dependiendo de cómo decidamos verla. Ante esta situación de dolor que nos provoca angustia podemos tratar de elevarnos y mirarla objetivamente desde arriba, como si el que está sufriendo ahí abajo fuera otro. ¿Qué le dirías? ¿Acaso no le darías ánimo para salir adelante? Seguramente que sí. Pero… ¿es fácil aplicarlo a nosotros? Claro que no, pero se puede, se sale.

Debemos tratar de encontrar el camino correcto para salir de tal o cual situación porque solemos resistirnos y esto hace que no encontremos la solución. Cuando logramos trascender lo que nos preocupa, nos sentimos liberados.

“Lo que resistes, persiste; lo que aceptas se transforma”. Carl Jung

Qué es la aceptación

Si queremos llegar a la solución de nuestros problemas para poder trascender la emoción, es indispensable aceptar esta situación dolorosa y así evitar el apego emocional inútil ya sea a situaciones o a personas y esto nos ayuda a soltar. La negación crea sufrimiento, la aceptación brinda claridad.

Experimentar dolor es inevitable, apegarse a él es hundirse. Cada uno decide cómo obrar. Debemos cerrar el ciclo que nos angustia y darnos la oportunidad de ser felices sin cargas innecesarias. Por eso, para evitar el sufrimiento, podemos sanar a través del perdón.

Sanar a través del perdón

Cuando negamos un conflicto doloroso, ya sea con uno mismo o con otro, lo hacemos más intenso por no enfrentarlo. A veces no queremos perdonar y cargamos con la bronca durante años porque no supimos darle una solución. Esta negación al perdón te seguirá haciendo daño. 

El negarse a perdonar te lleva a enquistarte en un odio que te hace y te hará daño hasta que no lo sanes, y esto puede transformarse en una enfermedad física a causa de la emoción negativa que dejamos dentro nuestro.

Hay que aprender a perdonar y a perdonarse

Muchas veces, el ego nos lleva a justificarnos de por qué no lo hacemos, siendo que es tan gratificante poder sacarnos de encima, tan pesada carga. Esta es una batalla que libra tu ser inferior con tu ser superior y no te permite fluir, te estancas en la bronca.

Por eso es aconsejable… perdonar rápido, olvidar aún más rápido y no tomarse nada de forma personal. Las pruebas que nos pone la vida no son como un castigo sino para que nos demos cuenta de que somos capaces de superarlas.

Lo siento, perdona, te amo, gracias: aplica la técnica del ho’oponopono

“El ho’oponopono es uno de los métodos de autocuración más efectivos que existe, ya que se basa en el amor expresado por medio de tus palabras para llegar hasta el subconsciente, que es donde residen las memorias que obstaculizan los procesos vitales. Puedes eliminar de raíz tu dolor emocional o físico simplemente reconociéndolo como un recuerdo, agradeciéndole que haya salido a la superficie para que puedas sanarlo”. Vivi Cervera.

Esta es una técnica hawaiana basada en la reconciliación y el perdón, que fue implementada por el Dr. Ihaleaka Hew Len. A través de este método, nos enseña a dejar partir los bloqueos que nos causan desequilibrio emocional. 

Su objetivo es brindarnos paz y equilibrio de una manera efectiva y simple a través de un proceso de arrepentimiento, perdón y transmutación. Con esta técnica podemos neutralizar la energía dolorosa que asociamos con personas, lugares o cosas que sentimos nos han hecho daño. 

Solo necesitamos percibir las situaciones físicas, mentales o emocionales que nos están perturbando para poder comenzar a sanar la esencia de estas diciendo: “lo siento, perdona, te amo, ¡gracias!”.

  • Lo siento: por las memorias de dolor que comparto contigo.
  • Perdona: por unir mi camino al tuyo para sanar.
  • Te amo: por ser quien eres. (Amor Universal)
  • Gracias: por estar aquí para mí. 

Se pide perdón, se ama y se agradece porque el conflicto sea resuelto de la mejor manera posible, que no siempre es la que nosotros creemos que debe ser. Lo que ha de ser, será… aunque al principio no lo comprendamos.

La técnica del ho’oponopono puedes repetirla como un mantra en cualquier lugar que te encuentres y las veces que lo necesites. ¡Es muy sanadora! No guardes rencores…

“Todo pasa, todo llega, todo se transforma. Mientras encuentras lo que buscas, sé feliz con lo que tienes”. Fernando Izarra

¿Listos para comenzar?


Isabel Quesada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *