Reconocer tu dependencia emocional es el primer paso para sanar

Reconocer tu dependencia emocional es el primer paso para sanar
Comparte

Tan pronto como escuchamos el término dependencia emocional, imaginamos un panorama sombrío donde una persona depende de la otra para todo lo que hace, y las decisiones que toma. Lo cierto es que este es sólo un pequeño aspecto del término.

La dependencia emocional es un estado mental en el cual una persona es incapaz de asumir la plena responsabilidad de sus propios sentimientos. Maneja emociones como dolor, angustia, ansiedad y depresión, pero no puede abrazar, aceptar o superar esos sentimientos destructivos.

La tendencia a evitar abordar la causa de estos sentimientos, lleva a la nefasta necesidad de aprobación de los demás. Ser emocionalmente dependiente de los demás, especialmente en la necesidad de aprobación y atención de la pareja para definir tu valor personal, te llevará a una vida realmente infernal.

Aprende a reconocer tu dependencia emocional:

Ser ligeramente dependiente de tu pareja puede ser normal, pero cuando tu felicidad depende de “sus” sentimientos u opiniones, la cosa se torna preocupante. Para ti, es prioridad que tu pareja te ofrezca el apoyo adecuado siempre que lo necesites, de lo contrario puede resultarte agobiante la vida.

Superar la dependencia emocional puede ser una experiencia dolorosa, ya que tendrás que enfrentarte a crudas verdades y traumas incómodos. Pero descubrir tu propia fortaleza interior te ayudará a ser más independiente, y eso es apasionante… ¡Es el camino de la verdadera felicidad!

Cuando no te responsabilizas de tus propios sentimientos y eres incapaz de definir tu propia valía, acabas dependiendo de los demás. Este estado no es más que ser una víctima de las decisiones de los demás.

Para poner en marcha tu libertad emocional, necesitas entender que no es el trabajo de los demás llenar tu vacío o tus necesidades emocionales. ¡Date cuenta de que la verdadera satisfacción emocional sólo puede ser obtenida a través del amor propio!

Cómo detectar si eres emocionalmente dependiente:

Estas son algunas preguntas que debes contestarte a ti mismo con total sinceridad, para detectar la presencia de dependencia emocional en ti.

  • ¿Has descubierto en relaciones anteriores que tienes tendencia a idealizar a las personas?
  • ¿Sueles imaginar a tu pareja como quieres que sea en lugar de cómo es?
  • ¿Estás idealizando a la persona de la que crees estar enamorado?
  • ¿Te centras principalmente en cómo te trata tu pareja en lugar de en quién es realmente por dentro?
  • ¿Te impresiona demasiado la forma en que esa persona te hace sentir?
  • ¿Has hecho a tu pareja responsable de tu felicidad, valor y seguridad?
  • ¿ Sientes ansiedad o pánico cuando no estás con tu pareja o cuando no te envía mensajes de texto cuando lo esperabas?
  • ¿Tienes una serie de expectativas que tu pareja tiene que cumplir para que te sientas querido y seguro?
  • ¿Sientes que no puedes vivir sin esta persona?
  • ¿Te aterroriza perder a esta persona?
  • ¿Sientes un vacío por dentro si tu pareja no te presta atención y te valida?
  • ¿Te sientes celoso y posesivo con tu pareja?
  • ¿Crees que tu vida carece de sentido si no tienes una pareja?
  • ¿Te sientes vacío o ansioso si estás solo?
  • ¿Piensas que nunca podrás encontrar a nadie más?
  • ¿Eres incapaz de emprender cualquier labor sin la aprobación externa?

El amor real vs la dependencia emocional.

El “amor” que proviene del miedo no es amor, es necesidad.

depender de otro

La dependencia emocional proviene del vacío interior que se crea cuando te abandonas a ti mismo, y entonces esperas que tu pareja llene tu vacío y te haga sentir amado y seguro. Una vez que haces a tu pareja responsable de tu felicidad, seguridad y valía, tienes que intentar tener el control para conseguir que te ame de la forma en que tú quieres ser amado.

El amor consiste en dar y compartir, no en recibir. El amor no es una necesidad. No hay nada de control en el amor real.

El amor es el que apoya tu propio bien y el de tu pareja, lo que significa que nunca intentarás controlar o poseer a la otra persona. Cuando amas a alguien, valoras profundamente sus cualidades esenciales, las que no desaparecen con el tiempo.

El reto del amor real es que no puedes desear obtener amor y ser amoroso al mismo tiempo. Tu enfoque en conseguir amor siempre te llevará a un corazón cerrado y a un comportamiento controlador, que apaga el amor.

Tu enfoque en ser amoroso, y en aprender lo que es amoroso para ti y tu pareja en cualquier momento, es lo que abre el corazón. Cuando elijas sistemáticamente ser amoroso contigo mismo y con los demás, experimentarás el verdadero amor.

El gran desafío de romper con la dependencia emocional:

Requerirás de mucho valor para encontrar las fortalezas que te ayudarán a superar esa necesidad de aprobación de los demás. Sin embargo, es necesario saber cómo ser emocionalmente fuerte , si quieres alcanzar tu verdadero potencial.

Si no te amas a ti mismo (a tu propia esencia hermosa y maravillosa) entonces no puedes percibir ni amar la esencia de otro.

Cuando no te reconoces y valoras a ti mismo, te vuelves emocionalmente dependiente en tu deseo de obtener amor.

En el momento en que te ames a ti mismo, serás mucho menos vulnerable a volverte emocionalmente dependiente de una pareja porque no tendrás una necesidad desesperada de atención y aprobación.

Cuando te des a ti mismo la atención y la aprobación que necesitas, serás capaz de tener relaciones sanas con los demás sin depender de ellos para tu sensación de bienestar.

Aprender a quererte a ti mismo y a sentirte completo, con o sin otras personas en tu vida, es un viaje que dura toda la vida. ¡Pero el esfuerzo vale la pena!

Pequeños pasos harán un gran camino…

1.- Decide por ti mismo:

Superar la dependencia emocional requiere que tomes decisiones lógicas, y razonables, especialmente las que tomas por ti mismo.

No te apoyes en otros para que te dirijan o decidan en tu nombre sólo porque te parezcan más decididos.

Pregúntate exactamente qué quieres de la vida y no tengas miedo de alcanzarlo. Confía en ti mismo, en tus instintos y ten confianza en lo que quieres o piensas.

Empieza con cosas pequeñas, como por ejemplo cómo te gustaría celebrar tus avances, qué te gustaría comer o cenar, cómo te gustaría pasar el fin de semana, etc.

la dependencia emocional

Poco a poco, pasa a las grandes cosas, como las decisiones financieras, etc. Comete errores, aprende de ellos y hazlo mejor la próxima vez.

2.- No pidas permiso:

Cuando tomamos grandes decisiones en la vida, solemos pedir consejo a nuestra familia y amigos. Aunque simplemente pidamos opinión, lo que realmente queremos es la validación de que está bien hacerlo. Pero para cosas menores, no busques el permiso de los demás.

Ten un criterio propio, busca dentro de ti lo que quieres, y sigue adelante. Pedir permiso siempre para cualquier cosa pequeña nos aleja de ser autosuficientes.

Nadie puede asegurarte al 100% lo que está bien y lo que está mal en tu decisión. Sólo tienes que estar en sintonía contigo mismo y dar el paso necesario.

3.- No te apegues demasiado a la gente:

Todos necesitamos nuestro sistema de apoyo, es decir, nuestros amigos y familias, incluso nuestras mascotas. Pero cuando nos apegamos demasiado no podemos dar lo mejor de nosotros mismos ni tener nuestro propio punto de vista.

Aprende a mantener un equilibrio saludable entre ti mismo y las relaciones. Aprende a esperar menos de los demás, para no sentirte decepcionado después.

4.- Asume toda la responsabilidad de ti mismo:

Asume la responsabilidad de las elecciones y las decisiones que tomas. Puedes convencerte de cualquier cosa, pero es bueno que asumas la responsabilidad de hacerlo. Significa ser totalmente consciente de tus pensamientos, sentimientos y acciones y aceptarlos.

5.- Reconoce la auto-crueldad emocional:

Uno de los principales pasos para llegar a ser emocionalmente autosuficiente es reconocer cuándo estás siendo demasiado duro o crítico contigo mismo.

Cuando eres crítico contigo mismo, empiezas a alejarte de tus pensamientos internos y a depender de los demás para que te validen.

Este patrón de autocrítica puede deshacerse encontrando una forma positiva y eficaz de manejar tus emociones, especialmente en una situación difícil.

La clave es darte cuenta de que hay un verdadero problema en tu vida y aceptar que tú eres la causa de ello. Acepta que hay una forma mejor de arreglar las emociones negativas y actúa en consecuencia.

Reconocer la crueldad emocional puede ser difícil, pero una vez que aprendas a superar la dependencia emocional verás que tener una mentalidad positiva puede ser liberador.

6.- Identifica los patrones auto-destructivos:

Gran parte de los rasgos de dependencia emocional provienen de traumas durante la infancia o la adolescencia.

En primer lugar, tienes que identificar tus desencadenantes y los patrones que están vinculados a tu pasado. Estos son los comportamientos, hábitos o personas que te llevan a un malestar y te hacen sentir poco apreciado. Una vez que conozcas tus desencadenantes, empezarás a ver las trampas y podrás evitarlas antes de que se conviertan en algo destructivo.

Estar consciente de esos desencadenantes, ayudará a detener los patrones autodestructivos. Aprender a dejar ir el pasado en lugar de permitir que te defina, es la clave.

7.- Desarrolla la paciencia:

Si quieres ser emocionalmente fuerte, tienes que aprender a mejorar tus habilidades y aumentar las tareas que puedes hacer por ti mismo. Sin embargo, desarrollar tus habilidades puede llevar tiempo y requiere un compromiso propio, junto con la resolución de no renunciar a ti mismo.

Cultivar la paciencia es crucial, porque la vida puede ser difícil a veces, y cuanto antes aprendas a tener paciencia, antes podrás desarrollar las habilidades que te ayudarán a prosperar por ti mismo y te harán menos dependiente emocionalmente de los demás.

8.- No confundas tus necesidades con tus expectativas de los demás:

Para ser emocionalmente fuerte, tienes que recordar que no eres responsable de la felicidad de los demás. Mientras que tu conducta en la infancia puede depender de tus padres o de tus tutores, tu actitud como adulto depende totalmente de ti.

Un aspecto importante de la vida es darse cuenta de que tus necesidades no son responsabilidad de otra persona.

Tienes que recordar que toda relación tiene sus límites. Puedes pedir una ayuda ocasional, pero no será la respuesta a tu felicidad.

libérate de ser dependiente

No cometas el error de sentir que alguien “debería” hacerte sentir feliz. Este tipo de dependencia emocional puede hacerte sentir miserable. Cuanto antes afrontes la realidad y te enfrentes al hecho de que tú eres responsable de tu felicidad, más alegría encontrarás en la vida.

9.- Busca ayuda profesional:

Puedes seguir perfectamente estos consejos por tu cuenta, sin embargo, a veces una mano experta te da un pequeño impulso para levantarte.

Puede ser extremadamente duro superar la dependencia emocional, pero es necesario encontrar la fuerza para hacerlo. A menos que reconozcamos los traumas y sufrimientos pasados con los que todos tendemos a cargar, no conseguiremos aprender a hacernos fuertes mentalmente y a curar las heridas del pasado, sin algún apoyo profesional.

Como los comportamientos de dependencia emocional se desarrollan con el tiempo, no será posible mejorar de la noche a la mañana. Aunque debes tomar medidas para abordar esos problemas y ser fuerte, también es importante tener paciencia y compasión por ti mismo o por tu pareja.

Hablar con un psicólogo puede ser liberador, ya que muchas veces el camino en solitario lleva a muchos retrasos y confusiones que no estamos en capacidad de detectar.

¡Mucha Suerte!

Te recomiendo leer también cómo vencer el miedo al abandono.

Por: Loubna Hatem ∼ reencontrate.com

 


Loubna Hatem

Ingeniero Civil. Escritora Web. Coach de mi propia Vida. Madre de un par. Amante de la Creatividad y el Arte. Enamorada de la Madre Naturaleza. ¡Espíritu Libre! 🌺🌸