Aprende a meditar y descubre sus beneficios

Aprende a meditar y descubre sus beneficios

En el mundo en que vivimos, cada vez hay más personas que necesitan encontrar algo que refuerce su crecimiento espiritual y que lo lleve a un encuentro consigo mismo.

La meditación es uno de los pilares fundamentales para tal fin. No siempre es fácil meditar pero tampoco imposible. Requiere práctica y disciplina. Es un modo de encontrar la paz interior conectándose con uno mismo.

¿Qué es la meditación?

La meditación es una técnica de conexión muy positiva con nuestro lado inconsciente  para tratar diferentes problemas de estrés, temor, ansiedad.

Solo tienes que sentarte, respirar, observar y dejar pasar lo que pase por tu mente… 

Debes tener paciencia porque si bien meditar es un proceso de aprendizaje largo, es muy satisfactorio desde el comienzo.

Meditar no es dejar la mente en blanco

Una de las primeras cosas que debes aprender es que, por el contrario de lo que se suele escuchar, meditar no es  dejar la mente en blanco -lo cual sería prácticamente imposible- sino tratar de conectar con tu lado inconsciente y no tratar de luchar con los pensamientos.

Los pensamientos aparecen y está bien que suceda, porque recién estás comenzando. Solo los recibes, los dejas pasar y te conectas nuevamente.

Nuestro lado inconsciente lleva allí toda la vida y nos hemos olvidado de que existe. Meditar consiste en reconectar con ese lado.

¿Cómo meditar?

Primeramente, debes elegir un lugar tranquilo, desconectar todos tus equipos electrónicos y disponerte a percibir el sonido ambiente. Sentarte cómodamente como tu cuerpo lo requiera y concentrarte en relajar cada músculo, desde la cabeza hasta los pies.

Estar atento al momento presente, aquí y ahora.

Sentarse…

Debes buscar una postura cómoda, en la que tu espalda no se encuentre resentida. Ponte cómodo, relaja tu cuerpo, pon la espalda recta,  y el cuello estirado como si alguien te estuviera sujetando del pelo hacia arriba, mantén el mentón levemente inclinado hacia abajo y con los ojos levemente entrecerrados.

Respirar…

Respira profundamente inhalando por nariz y llevando el aire hacia el vientre como si lo estuvieras inflando, continúa hacia arriba por el tórax hasta las clavículas.  Luego, retienes unos segundos y, por último, vas soltando el aire muy lentamente, en el doble de tiempo que te llevó la inhalación. Al hacer esto, el vientre se va vaciando hasta el final de la exhalación. Con cada inhalación ingresa la energía positiva y, con cada exhalación, liberamos lo tóxico, lo que hace daño.

Es importante estar muy atento a ir siguiendo este proceso de respiración porque al fijar la concentración en ello, te ayudará a que la mente no tenga la posibilidad de dispersarse. Se puede ir contando los tiempos para que resulte más fácil mantenerse concentrado.

A modo de ejemplo, se puede inhalar en 6 tiempos, retener en 3, exhalar en 12, retener en 3. Cada uno a su propio ritmo.

Observar…

Una vez que la respiración fluye, es interesante que te observes y estés atento a percibir qué sucede con esta energía que ingresa, por dónde la sientes y qué efectos te causa. Tal vez puedas sentir alguna ligera picazón o calor en las palmas de las manos, en los pies o la cabeza. Puedes también estar atento a lo que sucede alrededor (sonidos, olores) sin que esto te distraiga. 

Este proceso puedes hacerlo comenzando por cinco minutos por día, a la hora que mejor te convenga, buscando un lugar en el que puedas estar tranquilo y sin que te interrumpan. Cada día vas aumentando un par de minutos más hasta llegar a los 20, como mínimo.

Beneficios de la meditación

Los beneficios para la salud son numerosos.

  • Aumenta el autoconocimiento y abre la mente a reflexionar.
  • Ayuda a bajar los niveles de estrés permitiendo encontrar la calma.
  • Ayuda a estar más atentos y conscientes de lo que sucede alrededor y mejora las relaciones interpersonales valorando a nuestro prójimo.
  • Ayuda a nuestro sistema inmunológico manteniendo la salud en equilibrio.
  • Ayuda a reducir síntomas de dolor, sobre todo aplicando los ejercicios de respiración.
  • Mejora la memoria porque se ejercita el lado poco usado del cerebro.
  • Ayuda a tener una actitud optimista y positiva frente a la vida.

Cambios que produce la meditación

Con el correr de los años, con la práctica de meditación se pueden percibir grandes cambios. La persona se vuelve más observadora, perceptiva, paciente, comprensiva, analítica, empática, intuitiva y muchas cosas más.

¡Te recomiendo meditar!


Isabel Quesada

12 thoughts on “Aprende a meditar y descubre sus beneficios

  1. Notar lo cerca que estamos de nosotros mismos, notar la grandeza del silencio, del estar aquí y ahora. Este envase nos queda pequeños pero nos contiene desde el principio al fin 🙏🙇‍♂️🙇‍♀️

    1. Me encanta tu apreciación, Marisol. Es muy cierto. A veces buscamos fuera, lo que necesitamos, y lo tenemos tan cerca… ¡Hay que estar atentos! 😘

    1. Hola, Rosa.
      Trata de concentrarte en seguir los pasos, primero en menos tiempos y luego vas agregando poco a poco.
      Inhala por nariz y lleva el aire a la panza, inflándola; luego ese aire lo vas elevando inflando las costillas, el pecho hasta la altura de las clavículas y una vez te llenaste de aire (energía), lo vas soltando, desinflándonte, demorándote el doble de tiempo de la inhalación, poco a poco hasta quedar absolutamente vacía que es cuando se elimina todo lo tóxico, todo lo que te causa problemas.
      Por ejemplo: si inhalas en 4 tiempos, exhala en 8 tiempos. Y así sucesivamente.
      ¡Que tengas éxitos! 😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *