Hazte un propósito y cierra tu año con gratitud

Hazte un propósito y cierra tu año con gratitud
Comparte

Cuando comenzó este año… ¿te fijaste alguna meta, pensaste si querías cambiar algo o si estabas bien así? Si no lo hiciste ¡este es un buen momento! Hazte un propósito y cierra tu año con gratitud.

Haciendo una revisión de tu vida, seguramente te habrás sentido bien por algunos logros alcanzados, personales o laborales; por haber conocido gente que le dio un valor agregado a tu vida o haber superado dificultades.

Pero también te habrás encontrado con situaciones que no te gustaron; personas de las cuales te distanciaste y no sabes por qué o te encaprichaste con algo o alguien que no era lo mejor para ti.

Propósitos de vida

Saber cuál es tu propósito te permite dirigir tu propia vida estableciendo prioridades entre lo que quieres que suceda mejor para tu bienestar y decir que no a todo lo que te aleja de lo que quieres.

Para eso tendrás que hacer una buena revisión a conciencia, sin engañarte, enfrentando tu realidad tal y como la viviste y analizar los cambios que quieres para ti.

¿Te sucedió algo malo que te dejó petrificado, sin saber para dónde disparar? Tal vez en ese momento no lo hayas visto y hayas sentido que el mundo se te vino encima pero casi con seguridad que no era lo indicado para ti.

Cuando estas cosas suceden, hay que dejar pasar el tiempo porque es la única manera de que puedas aclarar la mente. El dolor es ineludible y solo con el transcurso del tiempo lograrás ir sanando.

Prepárate para darle sentido a tu vida

  • Respira: cuando te tomes el tiempo para reflexionar, cierra tus ojos, inhala profundo y exhala en el doble de tiempo así eliminas lo negativo. Repite 3 veces.
  • Siente: mientras reflexionas, presta atención a lo que sucede con tu cuerpo y con tus emociones, la energía que te invada dependerá de tus pensamientos. Deja que estos vengan a ti, no los evites, recíbelos con amor y encontrarás la solución.
  • Establece prioridades: haz una lista de las cosas que quisieras hacer este año que está por comenzar y escribe en cada punto, por qué son importantes para ti. Enfoca tu energía en cada por qué y encuentra tu para qué.
  • Elige con amor: conéctate con tu poder de saber elegir lo que consideras que es lo mejor para ti desde el corazón, con todo tu amor.
  • Valora: dale valor a la gente que te rodea, a tu familia, tu pareja, tus amigos, compañeros de trabajo. Hazles saber que pueden contar contigo en el momento que te necesiten… no son adivinos.
  • Ámate y respétate: haz lo que te haga sentir bien, no hagas lo que los demás te digan que tienes que hacer, sigue tu intuición. Cuando llegues a tu propio amor podrás amar y respetar a los demás.
  • Sé agradecido: cada noche, agradece; cada mañana, agradece; en todo momento llénate del poder de la gratitud, te traerá prosperidad y abundancia porque lo que lanzas al Universo vuelve multiplicado.

El poder de la gratitud

La gratitud es mucho más que un sentimiento positivo porque puede transformar tu vida. ¿Alguna vez te preguntaste por qué no se han realizado tus metas y no has logrado todo lo que deseabas para ti?

Estas son preguntas frecuentes que nos hacemos cuando no vemos el fruto de nuestro esfuerzo por lograr las metas propuestas. ¿Será que tal vez no fuiste lo suficientemente agradecido por las otras cosas que sí tienes?

Tenemos tanto por agradecer y solo nos centramos en lo que no hemos logrado. Podría hacerte una lista interminable pero, por solo nombrarte una sola cosa, agradece la vida, que no es poco. El resto te lo dejo a ti.

8 beneficios de la gratitud

  1. Mejora tu salud física: activa tu sistema inmunológico y libera dopamina, la hormona responsable de la motivación y el placer.
  2. Mejora tu salud mental: hay una relación directa entre la gratitud y el bienestar mental y emocional. Puede eliminar emociones tóxicas como el rencor, la frustración, la ira, el resentimiento, etc.
  3. Mejora la calidad del sueño: cuando te acuestes, cambia tus pensamientos de preocupación por los de agradecimiento. Verás qué bien vas a descansar.
  4. Reduce el estrés: ayuda a disminuir la producción de cortisol, la hormona que se libera ante situaciones de tensión.
  5. Reduce la depresión ya que intensifica la liberación de serotonina, comúnmente conocida como la hormona de la felicidad.
  6. Fortalece tu corazón porque colabora en la disminución de la hipertensión.
  7. Contribuye a la resiliencia: un estudio comprobó que los afectados por ataques terroristas pudieron superar esa situación gracias a sus sentimiento de gratitud por continuar con vida.
  8. Mejora tu autoestima: si te acostumbras a recordar y a agradecer cada cosa buena de tu vida, sentirás la esperanza de que todo puede ir mejor.

“La raíz de todo bien reposa en la tierra de la gratitud”. Dalai Lama

Gracias por tomarte tu tiempo para leerme.

Isabel Quesada – Reencontrate.com


Isabel Quesada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *