Cómo explicarle la muerte a un niño en un lenguaje de amor

Cómo explicarle la muerte a un niño en un lenguaje de amor
Comparte

Explicarle la muerte a un niño no resulta fácil. Como adultos nos cuesta entenderla, podremos imaginar que acontece en la cabeza de un niño, cuando esto sucede. Los pequeños tiene una percepción diferente a nosotros ante la vida. Razón por la cual, debemos ser delicados con nuestras palabras.

El entendimiento sobre el tema dependerá en gran medida de la edad del niño, de sus experiencias personales, personalidad y madurez

Como adultos podemos sentir temor de saber que nuestros pequeños se van a enfrentar a un tema tan doloroso como la muerte. Evitamos darle cualquier tipo de información al respecto e incluso somos evasivos al respecto.

La honestidad al explicarle la muerte a un niño es fundamental

La honestidad es absolutamente importante en todos los aspectos de nuestra vida. Cuanto más en el caso de explicarle la muerte a los más pequeños. Ser honestos y francos con ellos es sumamente importante. 

Es posible que el tema sea difícil  para nosotros, ya que no tenemos todas las respuestas. Sin embargo, es sumamente importante alentar a nuestros hijos a salir de todas sus dudas.

La confianza es fundamental, crear un ambiente donde el pequeño se sienta en la libertad de preguntar es muy importante. Ellos deben entender que ante este tipo de acontecimientos no hay una forma ni equivocada ni correcta de sentirse. Ya que no sabemos cómo manejarnos ante este tipo de situaciones. Quizás hablar sobre nuestras creencias espirituales pueden ser de mucha ayuda en estos casos.

La manera en cómo el niño percibe la muerte, dependerá en gran medida de su edad. No es lo mismo un bebé que un niño de tres años, toda la información varía y es allí donde debemos hacer énfasis.

Los niños perciben diferente la muerte

Según su edad la percepción de la pérdida física es diferente

Los pequeños de 5 o 6 años de edad, tienen un concepto del mundo muy literal. razón por la cual nuestro lenguaje en ellos debe ser preciso y concreto. Si su mascota murió, debemos explicarle que su cuerpo ya no funcionaba de forma correcta y que los médicos no pudieron hacer nada más. 

Esto es válido para cualquier situación que se envuelva con la muerte. Igual si alguien falleció en un accidente o de forma inesperada. Debemos explicarles de forma consciente que la muerte es sinónimo de que el cuerpo ya no funciona.

Para los pequeños entender la muerte puede resultar muy difícil de digerir. Ya que no entienden la razón por la cual todos acaban muriendo. Una curiosidad latente en ellos, es saber a dónde  han ido esas personas o mascotas, si van a volver.

Por más difícil y frustrante que nos parezca la mejor manera de explicarle la muerte a un niño es siendo claros y decirles que esa persona o mascota no volverá más, ya que ha fallecido.

Muchas veces se comete el error de decirle a los niños que las personas que fallecen se van lejos o están durmiendo. Esto sin lugar a dudas es el peor error que podemos cometer. Ya que estaremos creando miedos innecesarios, que más adelante pueden generar grandes problemas.

En niños un poco más grandes de 6 a 10 años la comprensión de la muerte es diferente. Ya perciben que es algo definitivo, incluso se imaginan la muerte como una persona. En el caso de los adolescentes, ya empiezan a entender, que no importa la edad, condición social o creencia religiosa,todos estamos destinados a morir en cualquier momento.

La honestidad es de suma importancia

El duelo en los niños

Para nosotros los adultos es difícil decidir si llevar  a los pequeños al funeral o cementerio. Es importante que los niños participen en este tipo de rituales, siempre y cuando ellos deseen hacerlo. Explicarles que sucede durante este tipo de acontecimiento hará que ellos tomen la decisión de ir o quedarse.

No podemos olvidar que son niños, y que su comportamiento será el de un pequeño. Ellos poseen una forma diferente de enfrentar la situación. A pesar de que sienten pena y tristeza, no pueden evitar incluso jugar en un sepelio. No es falta de respeto, es simplemente un niño siendo niño.

Cómo padres queremos proteger a nuestros hijos del dolor, sin embargo, es sano que te vean llorar. De esa forma ellos entenderán, que este tipo de sentimientos son normales, ante la partida de un ser amado. Esto ayuda a que se sientan cómodos en demostrar sus emociones. Es sumamente importante también transmitirles que aunque estemos tristes, no vamos a dejar de cuidarlos y amarlos.

Es posible que para muchos explicarle la muerte a un niño no sea tan fácil. Pero quizás debamos entender que la sinceridad es importante para que todo este proceso se lo más fácil posible.

Elaina Mirabal.- Reencontrarte.com.-


Elaina Mirabal

Soy una publicista enamorada de la redacción. La creatividad es un estilo de vida, que nos libera el alma y nos convierte en niños de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *