Cultivar nuestro propio huerto es la mejor terapia sanadora

Cultivar nuestro propio huerto es la mejor terapia sanadora
Comparte

¡El mundo ha cambiado! Han sido largos meses de confusión y miedo. La ansiedad se ha apoderado de la gran mayoría de los habitantes de éste maravilloso planeta tierra…

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

La satisfacción que genera en nosotros sembrar y ver crecer a una planta, un ser vivo, bien sea una matita ornamental o una comestible, genera una vibración de amor, una sensación de maravillarse por la vida, y un orgullo por sentirnos parte de esa magia, por estar a cargo de esa vida y sentirla parte de nosotros.

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

Así sea que tengas poco espacio para una sola plantita, no te pierdas del placer de participar en esta terapia sanadora.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

Miles de personas se han dado a la tarea de cultivar su propio huerto o jardín en esta época de pandemia y recogimiento. El porcentaje de ventas online de implementos para jardinería ha crecido exponencialmente! ¡Muchos están plantando!

siembra tus plantas

Aparte de ser una actividad reconfortante y terapéutica, sembrar plantas comestibles puede ayudarte a paliar la escasez de alimentos por consecuencia del confinamiento.

Tampoco es que vas a cosechar gran variedad y cantidad de vegetales, pero si tienes un espacio grande, podrías suplir algunas compras y sentirte muy satisfecho con los logros. Hay muchas hortalizas que pueden crecer sin mucho esfuerzo, y lo mejor de todo es que serán libres de pesticidas y químicos!

Conéctate con la madre tierra!

Más que una moda o una tendencia, cultivar nuestro propio huerto se ha convertido en una manera muy eficaz para volver a nuestras raíces. Empaparnos con el dulce olor a tierra mojada, que nos transporta a esos recuerdos sublimes de nuestra infancia. ¿Quién no recuerda ese olor tan satisfactorio de nuestra niñez, cuando llovía o alguien regaba las plantas?

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

Cultivar plantas dentro de nuestro confinamiento es una actividad tan beneficiosa, que podría compararse con el acto de meditar. Y es que la meditación no sólo se trata de cerrar los ojos y poner la mente en blanco, sino de conectarnos con nuestro aquí y ahora… Y eso lo logramos fácilmente al cuidar de nuestras plantas y nuestros cultivos.

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

sembrar un huerto

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Volcarnos hacia la naturaleza en estos tiempos de confinamiento nos ayuda a encontrarnos a nosotros mismos. Si no tienes mucho espacio, prueba colocar una maceta en un rincón de la casa donde entre la luz natural. Solo debes regarla y verla crecer. ¡Inténtalo y verás!

Por: Loubna Hatem ∼ Reencontrate.com


Loubna Hatem

Ingeniero Civil. Escritora Web. Coach de mi propia Vida. Madre de un par. Amante de la Creatividad y el Arte. Enamorada de la Madre Naturaleza. ¡Espíritu Libre! 🌺🌸