Reto del día: No permitir que nadie me desanime

Reto del día: No permitir que nadie me desanime

Si eres de las personas que les resbala la opinión de los demás, incluso la propia cuando es inconveniente y son capaces de mantener el impulso a pesar de los insistentes intentos de los demás de hacerte perder un poco de combustible… Pues, puedes dejar de leer.

Si por el contrario, eres susceptible a lo que digan los demás y tu curva de despegue es altamente modificable en función de opiniones externas o bien tu diálogo interno es desmotivante la mayor parte del tiempo, te invito a asumir este reto, que aun cuando dice del día, puedes aplicarlo cada uno de los días que te queden por vivir.

El reto es, como bien dice el título: No permitir que nadie te desanime

Para ello vamos a dar unas pautas que te serán de utilidad:

  1. Cada persona habla desde su experiencia, la cual no necesariamente tendrá que ver con la tuya. Todos tenemos diferentes recursos, estamos en momentos distintos y sobre todo cada quien le inyecta a lo que quiere su propia fe y sus propias ganas.
  2. No todo el mundo está interesado en que llegues a donde quieres ir, esto es un tema complicado, pero existe cierta tendencia por ser solidarios con la desgracia, o para no ser tan dramáticos, la gente se identifica y es particularmente empática, cuando alguien no logra sus objetivos. Digamos que es una especie de frustración compartida.
  3. La gente que te quiere, intentará protegerte y uno de los mecanismos que usará es hacerte perder interés en aquello que conlleve algún riesgo, inclúyase: vivir. Evidentemente si no vuelas, tendrás menos posibilidades de estrellarte y te evitarás las consecuencias de esa indeseada experiencia.
  4. La gente que no te quiere tanto, lo exprese o no, se sentirá muy bien si ese punto a donde quieres llegar y el punto donde tú te encuentres, jamás llegan a coincidir.
  5. Algunas personas sienten que el éxito de quienes aprecian lo alejarán y por egoísmo, intentarán persuadirte para que consideres otras opciones.
  6. Tu mente está programada para limitarte de múltiples maneras, pero puedes reprogramarla y hacerla tu aliada.

Pues como bien está de moda por allí:

Te van a criticar de cualquier manera, así que tú ve por lo que quieres.

Una de las mejores decisiones que podemos tomar cuando queremos llegar a algún punto, es no permitir que tengan efecto en nosotros ninguna de las ideas que nos hagan paralizarnos o echar para atrás, a menos que sea para tomar una evidente mejor ruta para llegar al destino deseado.

Es importante para ello bloquear de forma contundente cualquier desánimo, bien sea que provenga de la boca de los demás o que venga de nuestra creativa mentecita, que cuando dicen sabotear, sale ella con la bandera.

Simulemos que tenemos una lupa en nuestras manos y solo la vamos a colocar en aquello que nos mantenga alineados con nuestro deseo, todo lo demás debe quedar sin efecto. Vamos a dedicarnos a maxificar todo aquello que nos colabore, que nos impulse, que nos ayude, que nos acerque y vamos a minimizar todo aquello que nos aleje, que nos atemorice, que nos haga sentir que eso que queremos no es para nosotros.

Tomemos como nuestro lo siguiente: Solo si lo hemos visto en nuestra mente, lo obtendremos en nuestras vidas. Así que visualízate viviendo aquello que deseas, cuando haces tuya la experiencia, no importa cuántos vengan a querer bajarte de tu sueño, tú sabrás que esa experiencia es tuya y solo estará en ti la preparación para recibirla.

Cuando una voz esté haciendo mucho ruido, súbele el volumen a tu corazón y permítele que él tome el control. Estando en control, no habrá nada que te desanime. Así que asume el reto y disfruta  del proceso.

Por: Sara Espejo – Reencontrate.com


Sara Espejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *