Barajar y dar de nuevo. Reinventarte es posible

Barajar y dar de nuevo. Reinventarte es posible
Comparte

Como en un juego de cartas, muchas veces en la vida nos toca “barajar y dar de nuevo”. Reinventarte es posible.

“La vida es como un juego de naipes: las cartas que te tocan son tu determinismo, pero el modo en que las juegas son tu libre albedrío”. Nehru, discípulo de Gandhi.

Algunas veces nos cambiaron las “reglas del juego” y hay que aprenderlas nuevamente. Otras, directamente nos han cambiado las cartas y ya no podemos seguir jugando ese juego, debemos aprender otro.

Renunciar y replantearnos

¿Qué nos quiere decir esto? Que debemos renunciar al modo que teníamos de ver las cosas. Renunciar significa “re-enunciar”, volver a enunciarme. ¿Quién soy, qué quiero para mí? ¿Quiero seguir jugando con estas cartas, quiero sumar a alguien a mi juego o quiero jugar uno nuevo, yo solo?

Tal vez la vida no me esté dando lo que yo quería para mí o, tal vez, nunca supe bien cómo quería vivir. Y aquí llega el momento de replantearse. “Re-plantearse” significa descalzarse, poner los pies en otro lugar más firme, cambiar el destino, afirmarse en él y definir un nuevo plan de vida.

O nos quedamos a esperar lo que nunca nos llegó o tomamos lo que tenemos y construimos algo mejor.

Cambiar un proyecto de vida puede generar cierta discordia con nosotros mismos, porque nos cuesta definir cuál es el nuevo plan que queremos y nos genera dudas de si es el correcto o no. No hay que desalentarse porque todo cambio suele tener un costo pero, generalmente, bien vale la pena hacerlo.

¿Qué quieres hacer con tu vida?

Como primera medida, define con exactitud cuáles son tus sueños, cuál es el camino por el que quieres seguir y quién quieres ser. Lo que decidas hacer, hazlo con amor.

Es natural que tengas dudas. No saber qué rumbo tomar hace que improvisemos y, en estos casos es mejor programar, tomar decisiones pensadas. A veces, solo necesitamos un instante de calma mental antes de tomar un nuevo impulso.

Cuando no sepas qué quieres hacer de tu vida, no te des el lujo de perder tu tiempo con lamentos y frustraciones. Solo siéntate, respira hondo, observa-te y escucha a tu corazón porque los cambios están dentro de uno. No tienes que salir a buscar soluciones, las tienes dentro de ti.

Para ello, debes entrenar tu mente y redirigirla hacia lo que te propongas. Puedes ver ese momento de dudas como una etapa de la que tienes que aprender. Es como el retroceder para tomar mayor impulso al momento de dar un gran salto. El cambio está donde y cuando menos te lo imaginas, lo importante es confiar en uno mismo.

«La sabiduría es el arte de aceptar aquello que no puede ser cambiado, de cambiar aquello que puede ser cambiado y, sobre todo, de conocer la diferencia». Marco Aurelio

7 claves cuando no sabes qué quieres para tu vida

Quizás, el peor obstáculo para la felicidad de cada uno sea uno mismo.

  1. Repasa tu vida.
    Recuerda tu vida hasta el día de hoy y pregúntate qué es lo que más has amado hasta ahora, qué es lo que más te ha hecho feliz. Ahora dale un orden a tus pensamientos y observa cómo se alinean hacia tu interior. Para lograr que tu día a día sea mejor, debes elegir primero lo que quieres y, luego, dar el paso.
  2. Ejercita tu inteligencia emocional.
    Es necesario que comiences a aplicar tu inteligencia emocional. Empieza a conectar con las personas más cercanas. Abre tu corazón y tu mente para poder superar los miedos y estar preparado para recibir las cosas nuevas que te inspirarán para proyectar nuevas metas.
  3. Busca una pasión.
    Piensa en algo que hayas querido hacer y que no hayas podido concretar. Enfócate en ello, resetea tu mente y libérate de los “no puedo”. ¡Es hora de ponerle pasión a la vida!
  4. Aprende a tomar decisiones.
    Son tantos los miedos que uno tiene que nos impiden tomar decisiones y optamos por quedarnos en nuestra zona de confort. Aunque te surjan dudas e inseguridades, toma esas decisiones, no te paralices. Ya sabes qué quieres hacer con tu vida entonces, hazlo.
  5. Aprende a ser claro.
    Pregúntate qué quieres hacer con tu vida y atrévete a responderte sin límites, no te reprimas, no te excuses. Contesta con sinceridad y seguridad porque es importante tener claros tus objetivos.
  6. Identifica a qué le temes.
    ¿A qué le tienes miedo? Cuando tenemos la capacidad de enfrentarnos con nuestros miedos, generamos autoconfianza porque quiere decir que nos hemos atrevido a reconocerlos.
  7. No sufras.
    Te angustias y sufres porque no sabes qué hacer. Lo que sea que te esté ocurriendo, plantéatelo como que es solo un proceso de transición, no es eterno. Debes entender que todo pasa, todo llega, todo cambia; es tiempo de aprender y confiar en ti mismo.

Cuando menos te lo esperes, verás los resultados y te darás cuenta de que valió la pena la espera.

¿Estás listo para reinventarte?


Isabel Quesada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *