La leyenda de los dos lobos: La importancia de controlar la ira y el enojo

La leyenda de los dos lobos: La importancia de controlar la ira y el enojo
Comparte

La leyenda de los dos lobos pertenece a los indios Cherokee, una tribu indígena que reside en Norteamérica. Esta nos enseña la importancia que tiene el controlar la ira y el enojo. Un tema del cual hemos hablado anteriormente aquí.

Esta tarea no es nada sencilla, claro está. Sobre todo, si se tiene un problema de temperamento o impulsividad. Sin embargo, esto no quiere decir que dominar el enojo sea algo imposible.

Generalmente se nos aconseja tener dominio propio, instruirnos más en temas de inteligencia emocional o acudir a terapia psicológica en caso de tener problemas con el control de nuestros impulsos.

En función de lo anterior, quiero compartir contigo esta reflexión que podría instruirte en el control de las emociones, en caso de que sientas te cuesta manejar la ira. Al final también te daré algunas recomendaciones al respecto.

La leyenda de los dos lobos

Era una noche brillante, limpia, repleta de estrellas, en la que la luna mostraba su gran esplendor, iluminando los lagos y el recóndito lugar donde se asentaba una tribu de indios Cherokee.

Agoney, que significa Búfalo Negro, era el jefe de la pequeña tribu.

Como cada noche, este se encontraba sentado junto al fuego transmitiéndole a los jóvenes y niños leyendas, historias de lucha, aprendizajes y mensajes reveladores que los espíritus le mostraban a través de sus sueños.

De repente, se inició una pequeña disputa entre dos jóvenes: Lobo Azul y Arroyo Blanco; donde se percibía el dolor y el rencor en las palabras por algo ocurrido durante el día.

Agoney, el gran jefe y anciano Cherokee, al ver lo que ocurría les dijo:

—¡Pequeños basta!, es suficiente. Os voy a relatar algo que os ayudará a entender y equilibrar este proceso… En cada uno de nosotros ocurre una lucha interna entre dos fuerzas opuestas, una batalla entre dos lobos.

»Uno de ellos es negro, y le acompaña el resentimiento, la ira, el miedo, el egoísmo, la culpa y la envidia. Pero, el otro lobo es blanco, el opuesto, y se rige por el amor, la bondad, la alegría, la paz, la gratitud, la sencillez, la esperanza entre otros valores.

»Ambos están sumidos en una lucha eterna en esta realidad.

Dos lobos

—Pero, ¿qué lobo gana la batalla? ¿cuál de ellos es el vencedor? —preguntó Lobo Azul con cierta incertidumbre e inquietud.

—Pues el que alimentéis vosotros con vuestros pensamientos, sentimientos y energías. Aquel al que le otorguéis el alimento tomará las riendas en vuestra vida. Puede que ambos ganen, y que gane también quien les proporcione alimento a los dos… —dijo el gran jefe Búfalo Negro.

—¿Pero ambos? ¡No puede ser! ¡Siempre hay un ganador y un perdedor en cada batalla! ¡Un vencedor y un vencido! —dijo Arroyo Blanco.

—Pueden vencer ambos, pequeño. Y también guiar ambos, porque tú puedes alimentar a los dos. En vuestra discusión de hace unos instantes, el lobo negro imperaba, pues había odio y rencor en vuestras palabras, cuando ambos en realidad sois hermanos. Os amáis, ayudáis y compartís muchas experiencias juntos. Pero, en ese instante borráis todo y solo os quedáis con el final de una disputa, donde ni siquiera recordáis el inicio.

»Si alimentamos únicamente al lobo blanco, el negro quedaría enfadado y sigiloso, esperando la debilidad del otro para atacar. Por otro lado, si únicamente alimentamos al lobo negro, pues este destrozaría al blanco. Pero, un verdadero guerrero Cherokee, necesita de ambos lobos y sus cualidades. Por eso, se debe equilibrar.

»El lobo negro tiene virtudes necesarias para este mundo dual en el que vivimos. Nos da la valentía y el coraje ante cualquier situación. Él es astuto y puede ver en la oscuridad… ¿cuántas veces creemos que haciendo solo cosas buenas estaremos protegidos y viviremos felices? Pues nada más lejos de la realidad podría coincidir, pero, si lo pensamos, nos daremos cuenta que no se cumple esa ley.

»Aplicando la astucia del lobo negro y la serenidad del lobo blanco podremos revertir o frenar toda situación, ya sea peligrosa o desagradable.

»Así pues, he tomado una decisión… mañana al alba saldremos juntos a recoger nueces y a vuestro regreso me visitareis y me diréis a qué lobo habéis alimentado.

De este modo, el viejo jefe Agoney, dio por concluido su relato mientras fumaba en su pipa de roble y sonreía mirando al espíritu del fuego que parecía susurrarle que los dos jóvenes habían entendido la enseñanza.

Recomendaciones para el control de la ira

La leyenda de los dos lobos nos enseña algo imprescindible que es conseguir equilibrio emocional. Y como dije en un principio, esta no es una tarea sencilla. No obstante, es posible llevarla a cabo. Solo hay que tener compromiso y dar lugar a un cambio de actitud.

Teniendo en cuenta la fábula anterior, quisiera darte 3 consejos que te ayudarán a sobrellevar tus periodos de enojo o ira, y son:

1. En esos momentos, cuestiónate…

La próxima vez que te enojes, te enfades o te enfurezcas, pregúntate interiormente estas dos cosas:

  1. «¿Qué es exactamente lo que me está haciendo enfadar?»
  2. «… esto que me está haciendo enojar, ¿será importante dentro de un par de años?»

Este par de preguntas te ayudarán a reajustar la situación y adoptar una perspectiva un poco más racional de las cosas, de forma que evites reacciones que puedan resultar perjudiciales luego.

2. Escribe cada vez que estés molesto

Escribir es terapéutico cuando hay enojo de por medio. Es una forma de desahogar lo que sientes y es algo que yo mismo he comprobado.

Cuando estés molesto, toma papel y lápiz y responde estas tres preguntas:

  1. «¿Qué o quién te está haciendo enfadar?»
  2. «¿Por qué esa persona o esa situación te hace sentir así?»
  3. «… para ti, ¿existe forma de solucionar el problema o de sacar algo a favor de la situación?»

3. Busca un lugar para estar contigo mismo

¡Así es! Busca un lugar donde puedas tranquilo y desahogarte. Cuando lo encuentres, dale rienda suelta a tu ira, sin causarle daño a nadie más.

Como dice claramente la leyenda de los dos lobos: «Aplicando la astucia del lobo negro y la serenidad del lobo blanco podremos revertir o frenar toda situación, ya sea peligrosa o desagradable».

Es tiempo de buscar ese equilibrio y bienestar.

Control de la ira

Para finalizar, si deseas instruirte un poco más en cuanto a temas de inteligencia emocional, te comparto este artículo que escribí hace un tiempo atrás y que espero te sea de gran utilidad: Toma el control de tus emociones y no seas un esclavo de ellas.

Sin más que agregar, un saludo cordial.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.com


Adrian Alberto

Redactor de contenido web e Ingeniero de Telecomunicaciones. Especializado en temas de crecimiento personal, tecnología e innovación digital.

One thought on “La leyenda de los dos lobos: La importancia de controlar la ira y el enojo

Comments are closed.