La paciencia, una gran virtud humana: ¿Eres paciente o solo sabes esperar?

La paciencia, una gran virtud humana: ¿Eres paciente o solo sabes esperar?
Comparte

En la actualidad, hay mucha gente a la que le cuesta desarrollar la paciencia. Y esto se comprende totalmente, sobre todo con la cantidad de circunstancias que se atraviesan a diario. No resulta fácil el hecho de ser paciente. Sin embargo, esto no quiere decir que dicha tarea sea imposible de llevar a cabo.

En psicología, por ejemplo…

La paciencia no es la habilidad de esperar, sino la habilidad de mantener una buena actitud mientras se espera.

Y en función de esta definición, podemos entonces calificar el hecho de ser, o no ser paciente. Por eso, en esta ocasión, quiero hablarte de esta hermosa virtud y qué podemos hacer para desarrollarla. Espero que esta lectura te sea de gran utilidad.

La paciencia, una hermosa virtud

Voy a comenzar hablando sobre este tema con un sencillo ejemplo:

Imagina que estás en el aeropuerto, pues piensas viajar a Argentina. Estás esperando que llegue la hora de tu vuelo, la cual es a las 03:00 p.m., pero de repente dan el siguiente anuncio: «El vuelo de las 03:00 p.m. con destino a Argentina, se cancela y se posterga durante 5 horas, se agradece por favor esperar».

Se sabe que los pasajeros de ese vuelo deberán esperar al menos 5 horas. Es decir, obligatoriamente van a tener que ser pacientes hasta que puedan subirse al avión, incluido tú mismo.

Hombre esperando

Sin embargo, también se sabe que, solo una pequeña cantidad de todas esas personas, realmente serán pacientes y sabrán qué hacer en ese tiempo de espera de forma productiva, sin mal humor, con calma. Ellos, ahí, están ejerciendo o llevando a cabo el desarrollo de esta virtud…

¿Qué hubieses hecho tú en ese caso?… Medita al respecto, interiormente.

Para lograr ser una persona paciente, que verdaderamente tenga la capacidad de esperar de forma tranquila y aliviada, debemos entender dos cosas:

1. No podemos controlar nada

Cuando uno tiene claro que, no se puede controlar nada en la vida, sino que todo llega porque tiene que llegar, porque así lo marca el destino, Dios o el universo; uno empieza a aflojar y a ceder.

Entender este principio te permitirá esperar el diagnóstico de un médico, el retraso del vuelo de las 03:00 p.m., que te atiendan en un lugar, tu recuperación ante una enfermedad, la conclusión de algún proyecto, etc.

Es cuestión de esperar… ¡Fácil! ¿Verdad?… ¡No! No es tan fácil como parece.

Claramente, no es nada sencillo tener que esperar. Sin embargo, debes entender que, la gente que no es paciente, es ansiosa. Por lo general, quiere todo rápido, quiere resolver de inmediato, quiere finiquitarlo todo ya.

La gente que es poco paciente suele ser controladora y quiere hacer todo lo que sea necesario para que ese tiempo de espera sea el menor posible.

Pero, esto no es saludable. El apuro únicamente conlleva al cansancio, al estrés, al enojo, etc.

Así pues…

2. Para cultivar la paciencia hay que tener actitud

Queda claro entonces que la gente con poca paciencia es media rabiosa y tiene poca tolerancia a la frustración. Tiende a reaccionar mal frente a las cosas que no salen como ellos esperaban, no son capaces de preguntarse lo siguiente:

«¿Cómo puedo sacarle provecho a esta situación?»

Esta pregunta es sumamente clave si queremos aprender a ser pacientes.

Actitud positiva

Así, por ejemplo, si tengo 20 minutos para esperar a alguien en algún lugar, puedo aprovechar ese tiempo para leer, para meditar, para pensar, para mirar algo en el celular, o para conversar con alguien que no conozco y socializar.

Y sí, la paciencia tiene que ver con esa actitud frente a la espera y no con respecto a la espera.

Y aquí, voy a hacer un paréntesis:

No todo aquel que tiene la capacidad de esperar, es paciente. Únicamente son pacientes aquellos que tienen la actitud de ver a ese tiempo de espera como un tiempo a su favor.

Esta actitud se basa en ver las cosas de una manera más positiva:

  • «Por algo será que tengo que esperar».
  • «A lo mejor, me están protegiendo».
  • «Puede que me estén advirtiendo de algo».
  • «Quizás este tiempo me lo está regalando el universo por algún motivo, así que, lo voy a aprovechar a mi favor».

¿Eres paciente o solo sabes esperar?

La paciencia se nota en la paz con la cual uno asume a ese tiempo de espera (que a veces parece injusto y arbitrario) como un tiempo a nuestro favor. Eso sí, para usarlo en algo que nos otorgue bienestar.

Pregúntate interiormente: ¿Eres paciente o simplemente tienes la capacidad de esperar? ¿Cómo es tu actitud cuando debes esperar por algo?

Recomendación

Cultivar la paciencia te servirá en todos los aspectos de tu vida, tanto en las circunstancias que se te presenten como en aquellos proyectos y metas que te has decidido plantear. Así que, poco a poco, aprende a desarrollarla.

Sin más que agregar, te invito también a leer como el universo quiere que seas próspero y abundante. Solo debes esforzarte.

Un saludo cordial.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.com


Adrian Alberto

Ingeniero de telecomunicaciones | Escritor y emprendedor digital | Me agrada leer, estudiar e investigar sobre temas de Psicología y Espiritualidad | Aprendiz de SEO y Desarrollo Web | IG: AdrianAlbertoOk