Claves para establecer límites saludables

Claves para establecer límites saludables

Poder establecer limites saludables es muy importante en nuestra vida, ya que no hay nada más frustrante y nocivo para la salud mental que querer complacer a todo el mundo.

La ausencia de límites, muchas veces por querer estar bien con todas las personas. Nos llevan a tomar decisiones inadecuadas y a involucrarnos en problemas que pueden ser evitados.

Establecer límites es siempre necesario. Sea cual sea la relación, nuestra interacción con la sociedad debe ser un reflejo de nuestros valores y principios. Mientras que nuestros actos deben estar limitados por ellos, sin adaptarse a lo que las demás personas esperan de nosotros.

Hay claves muy efectivas y asertivas para que aprendas a establecer limites saludables. Esto no hará que seas menos solidario o menos empático con los demás. Por el contrario, reforzará tu autoestima y te rodearás de personas que te aprecian verdaderamente por lo que eres y no por lo que esperan que hagas por ellos.

Te contamos cuáles son las claves para que las pongas en práctica desde ya y comiences a vivir una etapa de tu vida más saludable y plena.

1 El auto-conocimiento

Los límites tienen mucho que ver con el auto-conocimiento. Si tenemos claridad de lo que somos entonces es más fácil que establezcamos límites, así sabremos bien que deseamos exactamente. ¿Cómo podemos poner límites si no sabemos quiénes somos?.

El auto-conocimiento es esencial para el autoestima, la salud mental y nuestras relaciones sociales. Los especialistas en psicología indican que es un error no trabajar el auto-conocimiento porque esto solo conlleva a desorientarnos y adaptarnos a los límites de los demás.  

¿Qué significa el auto-conocimiento? Significa saber exactamente que nos gusta, que no nos gusta, cuáles son nuestros miedos, cuáles son nuestras necesidades, expectativas, etc. Todo aquello que conforma nuestra identidad.

Debes escuchar la voz de tu interior. Solo esta puede decirte exactamente cuáles son los límites que debes establecer y te dará la fortaleza para hacer que las demás personas los respeten.

Poder establecer limites saludables es muy importante en nuestra vida, ya que no hay nada más frustrante y nocivo para la salud mental...

 

2 Libérate de los apegos

¿Has pensado por qué es tan difícil decir no? ¿Qué se esconde detrás de aquellas personas que no saben establecer límites? Los expertos indican que el apego es básicamente la raíz. El apego esconde un terrible miedo a la pérdida y a la soledad.

El apego hace que tengas miedo a perder la confianza o a poner en riesgo la relación con las demás personas bien sea pareja, amigos, familia, compañeros de trabajo, etc.  Por ello te cueste decir que no en determinadas circunstancias aunque te encuentres en desacuerdo.

Una persona que conoce sus límites y que se encuentra libre de todo apego, sabe que cualquier vínculo afectivo se fundamenta en la base del respeto mutuo.

Es decir, si una persona se molesta porque no hemos podido hacerle un favor y la relación con esa persona  tiene como base el respeto no habrá ningún tipo de problema pues ambas partes se entenderán y sabrán que como humanos hay cosas que podemos hacer y otras que no.

El apego hace que nuestra identidad se vea vulnerada y se tema decepcionar o a perder a la otra persona. Por ello, debes liberarte de los apegos y saber que todo está en constante transformación.

Si dices no ¿Qué es lo peor que puede pasar? Que la persona se moleste y se aleje de ti. Si llegase a suceder, esa persona no tenía respeto hacia ti y debes agradecer que se haya alejado de tu vida. Además sabrás que quien se queda a tu lado, respetando tus límites lo hace porque de verdad de valora.

3 No aceptes las “microtransgresiones”

A veces sabemos muy bien cuáles son nuestros límites y los damos a respetar. Pero que sucede cuando las personas de nuestro entorno transgreden esos límites con acciones mínimas.

Si estamos en nuestro ambiente de trabajo y tenemos nuestro lugar para guardar nuestras cosas y un compañero comienza de a poco a guardar sus cosas en nuestro lugar, esto hará que poco a poco nos invada por completo.

Lo mejor en este caso es que conversemos de la forma más amable con ese compañero al ver cualquier cosa que no es nuestra en nuestro lugar. Puede que se haya equivocado y se disculpe. Si no, ya tendrás claro que no vas a permitir que vulnere tu espacio.

El anterior ejemplo sirve en la dimensión física y la dimensión emocional. Es aplicable para ambos casos. Somos responsables de permitirles a las demás personas que vulneren nuestros límites. Ante la mínima acción, un comentario, una insinuación, etc. se le debe dejar claro a la otra persona que no nos sentimos cómodos.

4 Comunicar los límites

No se trata de ir por el mundo diciéndoles a los demás que tenemos límites y que los respeten. Pero si es necesario comunicar, sobre todo a las personas más cercanas las cosas que nos gustan y que no nos gustan.

Es difícil porque a veces asumimos que las demás personas ya saben lo que nos molesta y realmente no siempre es así. Debes comunicar que te hace sentir mal para que la otra persona se abstenga y respete tus límites.

La clave es comunicar de forma tranquila lo que no nos gusta ante la primera acción. Esto evitará que te vayas cargando de cosas como una olla de presión y que en cualquier momento explotes de la peor manera. Recuerda que todo puede arreglarse conversando.

5 Respeta tus propios límites

Los conoces, sabes muy bien cuáles son, les pides a los demás que no los vulneren pero ¿Y tú? Respetas tus propios límites o cedes algunas veces negociando tus principios y valores.

El respeto hacia ti mismo es vital y no debes negociar tus límites porque recuerda que esto es parte de tu identidad. Puedes conversar y llegar a un acuerdo con la otra persona para quizás flexibilizarlos y llegar a un acuerdo pero nunca debes irrespetarlos.

Cuando nos respetamos a nosotros mismos nuestra vida marcha mucho mejor. Sabemos muy bien en cuál dirección vamos y no nos confundiremos en el camino.


Luis Contreras

2 thoughts on “Claves para establecer límites saludables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *