Despierta tu consciencia y acalla tu ego… ¡Empieza a avivar tu espiritualidad!

Despierta tu consciencia y acalla tu ego… ¡Empieza a avivar tu espiritualidad!
Comparte

Para ti, ¿qué es la consciencia?, ¿qué es el ego?, ¿qué se te pasa por la mente cuando te hablan de estos términos?

En la actualidad, se habla mucho del despertar de la consciencia, del despertar espiritual y de volvernos conscientes. También se habla del ego, de lo dañino que puede ser y de que debemos dejarlo de lado para crecer espiritualmente. Sin embargo, muchas de las personas que no están metidas en el tema de la espiritualidad, no entienden muy bien estos conceptos.

En este sentido, quiero explicarte aquí, de manera sencilla, lo que significa cada término. Para que cuando te los vuelvas a encontrar, puedas entender su significado exacto… ¡Créeme!, comprender estos conceptos te ayudará a avivar tu espiritualidad.

La consciencia y el ego

En primer lugar, antes de definir ambos términos, tenemos que hablar obligatoriamente de lo siguiente:

Qué es la espiritualidad

La espiritualidad no es otra cosa que la fe, o la creencia voluntaria individual que tiene cada persona, para asegurar que hay algo superior a ella. Es eso que te hace sentir, pensar o creer, de que existe una energía creadora, y que esa energía creadora tú la puedes llamar como quieras: Dios, Universo, Matriz Divina, Divinidad, Yo interior, Energía, etc. En realidad, le puedes poner el nombre que desees.

Espiritualidad

Ahora bien, esa energía creadora es una energía que nos da la vida y cada uno de nosotros somos parte de esa energía. En palabras más sencillas, tú eres un espíritu que está hecho de la misma energía superior. Y esto que te comento, no es algo que me saqué del bolsillo y listo. Esto es algo que lo mencionan muchísimo en diferentes culturas religiosas, dogmas o creencias.

Por otro lado, la física lo hace ver de una forma más generalizada. Según algunos físicos contemporáneos, todo es energía. Es decir, la energía que compone nuestro cuerpo es la misma energía de los planetas, de las estrellas, de las galaxias, etc. Y todo está hecho de lo mismo.

De ahí que tenga lugar la famosa expresión: «todos somos uno». Esto, quizás, cuesta entenderlo un poco, pero, lo que realmente quiere decir es que todos estamos hechos de esa misma energía creadora que es la energía de Dios.

¿Y qué es la consciencia? ¿Qué es el ego?

Bien, como se dijo en el párrafo anterior, tú eres un poquitico de esa energía de Dios. Esa energía que le da vida a tu cuerpo es a lo que denominamos: «consciencia».

Despertar de consciencia

No obstante, existe un problema:

En el momento en que nacemos, empezamos a crecer y entramos en contacto con la sociedad, nuestra consciencia se va durmiendo o haciendo un lado. Entonces, dentro de nosotros tiene lugar un personaje, cuyo nombre es: «Ego». Un personaje que también tiene mucho que ver con el ámbito espiritual.

El ego es esa falsa identidad que tenemos. Es ese personaje que habita dentro de nosotros y que nos hace creer que somos lo que tenemos y lo que hacemos: dinero, bienes, profesión, etc. Lo que es peor, en base a este ego, vamos viviendo la vida.

En consecuencia, ambos términos poseen significados distintos e intereses diferentes. Por un lado, cuando somos conscientes, operamos desde el amor, la benevolencia y la compasión. Por otro lado, el ego siempre está operando desde el miedo.

Si tu consciencia se duerme, aparece el ego y este te mantendrá alejado de tu ser consciente, es decir, apartado de la conexión con Dios.

2 tipos de ego

Debes tener presente que, el ego siempre habita en dos planos temporales: el pasado y el futuro.

  • Cuando el ego se encuentra en el pasado, siempre está escudriñando los recuerdos dolorosos, las vivencias tristes, las tragedias o las situaciones que nos generaron malestar o dolor. Aquí, no nos damos cuenta que caemos en una gran trampa. Cuando vamos al pasado, recordamos todo con lujo de detalles y, si recordamos un dolor del pasado, lo terminaremos trayendo al presente. Por ende, en el presente, que es el único tiempo real palpable y existente, terminamos experimentando esa misma sensación de dolor, tristeza, rabia o impotencia que vivimos una vez y que ya no podemos cambiar. Al ego, en realidad, le encanta que nosotros seamos víctimas.
  • Cuando el ego nos lleva al futuro, lo que busca es que anticipemos tragedias o escenarios catastróficos; a que visualicemos el hecho de perder un trabajo, de enfermarnos, de perder a nuestros seres queridos, etc. Y aunque nada de eso nos ha pasado, nuestra mente no es capaz de diferenciar dos cosas: la realidad de la ficción. Entonces, nuevamente se vuelve a experimentar esa sensación de miedo en el presente.

La importancia de conectar con el presente

De lo anterior, queda claro lo siguiente: el ego nunca habita en el presente. Sin embargo, todo lo que nosotros pensamos, vivimos y sentimos en el momento presente, es lo que realmente estamos emitiendo electromagnéticamente. Es lo que estamos otorgando a Dios, al Universo, a esa Matriz Divina o como lo quieras llamar. Por esa razón, es importante que despertemos conscientemente. Este es un tema del cual hemos hablado anteriormente aquí. La consciencia siempre habita en el presente.

Ahora bien, ¿cómo puedes despertar tu consciencia?

Este tema lo hemos tratado en el siguiente artículo: Conectar con el presente: La mejor forma de conseguir bienestar.

No obstante, también queremos sugerirte que hay muchas formas de conectar con el presente. Dos de las más destacadas son:

  • Estar atento al contenido de nuestros pensamientos.
  • Y, practicar la meditación.

Esta última, es quizás la más importante de todas. Entrenarse en la meditación y practicarla diariamente por lo menos de 15 a 30 minutos, es una forma muy buena de empezar a conectarnos con nuestra fuente espiritual, con el «Yo soy», o con tu ser interior.

Conectar con el presente

Esta es básicamente la explicación de lo que es la consciencia y de lo que es el ego a nivel espiritual. Trabaja a diario en despertar conscientemente y evita en la medida de lo posible caer en la trampa del ego. Empieza desde ya a operar desde tu ser consciente, es decir, desde el amor.

Sin más que agregar, un saludo cordial.

Muchas buenas vibras.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.com


Adrian Alberto

Ingeniero de telecomunicaciones | Escritor y emprendedor digital | Me agrada leer, estudiar e investigar sobre temas de Psicología y Espiritualidad | Aprendiz de SEO y Desarrollo Web | IG: AdrianAlbertoOk