El que nunca se equivoca es porque nunca hace nada

El que nunca se equivoca es porque nunca hace nada
Comparte

Equivocarse es señal de estar viviendo, y si no te equivocas nunca, pues tendrás que admitir que vives paralizado y nunca haces nada con tu vida!

Cometer errores es parte del proceso de la vida, es básicamente necesario e ineludible… Si no actúas por miedo a fracasar, estás en una posición de perder sin haber luchado. La clave del éxito es cometer errores, recuperarse rápidamente y seguir avanzando.

Las únicas personas que no cometen errores son las que no hacen nada. Nunca temas cometer errores… sé lo suficientemente valiente como para no temer a tus propios errores y lo suficientemente sabio como para aprender de ellos.

“Un hombre inteligente comete un error, aprende de él, y nunca más vuelve a cometer ese error.”
– Roy H. Williams

La sabiduría proviene de cometer errores, tener el coraje de enfrentarlos y hacer los ajustes necesarios en función del conocimiento adquirido a través de esas experiencias. Aunque no sean agradables, las experiencias del fracaso enriquecen más al espíritu que miles de libros de auto-ayuda.

Cometer errores o equivocarse es humano. Admitir esos errores demuestra que tienes la capacidad de aprender y que cada vez eres más sabio.

Es fácil nunca cometer un error, cuando te estás escondiendo de la posibilidad de cometer errores.

Son aquellos que saltan del nido los que caerán y volarán.

Nunca juzgues la calidad de un individuo en función de cuántos errores haya cometido, más bien observa cómo ha superado sus errores y ha seguido adelante.

Equivocarse y aprender de los errores:

Hazte cargo de tus error, aprende de ellos, y procura no repetirlos. Pero lo que nunca debes hacer es evitar tener errores, y dejar de hacer lo que debes hacer por miedo a cometer errores!

Nadie es inmune a cometer errores, ¡somos humanos, después de todo! Pero si simplemente nos disculpamos y seguimos como antes, corremos el riesgo de repetir los mismos errores.

miedo a equivocarse

Cuando no aprendemos de nuestros errores, nos generamos un estrés innecesario a nosotros mismos y a los demás, y corremos el riesgo de perder la confianza de la gente en nosotros. En este artículo, veremos cómo asegurarnos de que esas lecciones tan desagradables para nosotros, sean fuente de sabiduría y provechosas para nuestra evolución personal.

Cómo dejar de repetir los errores

Aquí hay cinco pasos que te ayudarán a aprender de tus errores y a poner en práctica lo que vas descubriendo.

“Cometer un error” no es lo mismo que “fallar”. Un fracaso es el resultado de una acción errónea, mientras que un error suele ser una acción errónea.

Así que, cuando cometes un error, puedes aprender de él y arreglarlo, mientras que de un fracaso sólo puedes aprender.

Antes de que puedas aprender de tus errores, debes aceptar toda la responsabilidad de tu papel en el resultado. Eso puede ser incómodo a veces, pero hasta que puedas decir “me equivoqué”, no estarás listo para cambiar.

1. Hazte cargo de tus errores

No puedes aprender nada de un error hasta que admitas que lo has cometido. Así que, respira profundamente, admítelo y luego hazte cargo de él. Informa a los que necesitan saber, discúlpate, y diles que estás trabajando en una solución.

Decir “lo siento” requiere coraje, pero es mucho mejor decir la verdad que ocultar tu error o, peor aún, culpar a otros por él. A la larga, la gente recordará tu coraje e integridad mucho después de haber olvidado el error original.

2. Reformular el error:

La forma en que ves tus errores determina la forma en que reaccionas a ellos, y lo que haces después.

Lo más probable es que veas tu error desde una perspectiva puramente negativa mientras persista el shock y la incomodidad inicial. Pero, si puedes reformular tu error como una oportunidad para aprender, te motivarás para ser más conocedor y resistente.

paralizada de miedo

Cuando hayas reconocido tu error, piensa en lo que podrías hacer para evitar que vuelva a suceder. Por ejemplo, si no has seguido un proceso correctamente, considera la posibilidad de introducir una lista de verificación más sólida o un documento de proceso más claro.

Deja de castigarte, detente un momento para reflexionar y empieza a pensar en cómo puedes sacar provecho de la situación.

3. Hazte preguntas difíciles

Aunque no quieras detenerte en tus errores, reflexionar sobre ellos puede ser productivo. Hazte algunas preguntas difíciles como las siguientes:

  • ¿Qué salió mal y porqué?
  • ¿Qué podría hacer mejor la próxima vez?
  • ¿Qué aprendí de esto?
  • ¿Como puedo solucionarlo?

Escribe tus respuestas y verás la situación un poco más clara. Ver tus respuestas en papel puede ayudarte a pensar de manera más lógica sobre una experiencia irracional o emocional.

4. Haz un plan para evitar caer en errores innecesarios

Maltratarte por tus errores no te ayudará a largo plazo. Es importante pasar la mayor parte de tu tiempo presente en armonía, creando así un mejor futuro, y no reprochándote tus errores día tras día. Para esto, se recomienda hacer un plan detallado pero flexible sobre los pasos a seguir en cualquier área de tu vida.

No dependas solo de la fuerza de voluntad para evitar hacer algo insalubre o ceder a una gratificación inmediata. Aumenta tus posibilidades de éxito haciendo que sea más difícil volver a equivocarte, por medio de la planificación consciente.

5. Crea una lista de razones válidas

A veces, solo toma un momento de debilidad para tirar por la borda todo un plan.  por ello, es importante crear una lista de todas las razones por las que debes mantenerte en el camino, ayudándote a mantener la disciplina incluso durante los momentos más difíciles.

La autodisciplina es como un músculo. Cada vez que demoras la gratificación y haces una elección saludable, te vuelves mentalmente más fuerte. Avanza con tu sabiduría hacia tu plenitud!

cometer errores

A veces, los errores no son solo un gran error. En cambio, son una serie de pequeñas elecciones que conducen al fracaso. Así que presta atención a tus errores, no importa cuán grandes o pequeños puedan parecer. Sin embargo, reconoce que cada error puede ser una oportunidad para desarrollar tu músculo mental y mejorar.

¡Una oportunidad de aprendizaje no es lo mismo que una excusa para un comportamiento descuidado!

Más bien, equivocarse y admitir tus errores es demostrar que has aprendido de ellos, y ésto puede ayudar a otros a comprender que cometer errores no es algo horrible. Es decir, siempre que actúes de manera inteligente, de buena fe y mantengas el riesgo dentro de los límites acordados, puedes utilizar la creatividad y la sensatez para sacar provecho a cada error en tu vida!

Al fin y al cabo, la vida es un constante aprendizaje, y la única forma de aprender es con el método de ensayo y error!

Por: Loubna Hatem ∼ Reencontrate.gurú


Loubna Hatem

Ingeniero Civil. Escritora Web. Coach de mi propia Vida. Madre de un par. Amante de la Creatividad y el Arte. Enamorada de la Madre Naturaleza. ¡Espíritu Libre! 🌺🌸

One thought on “El que nunca se equivoca es porque nunca hace nada

Comments are closed.