Solo quiero ser yo, sin necesidad de explicarlo

Solo quiero ser yo, sin necesidad de explicarlo

Solo quiero ser yo… Solo quiero hacer lo que me gusta, sin que me veas con tus ojos cargados de juicio. Quiero poder dedicar mi tiempo a lo que mi alma vino a buscar, sin que ello te parezca un desperdicio.

Busco conocerme y sacar de mí todo lo que no me pertenezca, todo aquello que otros hayan sembrado en mí… Sé que debajo de muchas capas estoy yo, buscando un espacio en este mundo. Solo soy un ser esperando ser amado por lo que es y no por lo que pretende ser por complacer a los demás…

También sé que esta declaración es más conmigo, que contigo y que cuando realmente me ame, tú también lo harás.

 

Cada uno de nosotros debería poder ser quien es, sin necesidad de justificarlo o de explicarlo… Sin embargo, algo que debería ser tácito, no resulta ser tal y terminamos dando explicaciones de por qué somos como somos y quizás peor aún, escondiéndonos cuando no nos ajustamos a lo que los demás quieren.

Nosotros y nuestras expectativas…

ser

De expectativas está lleno el mundo, de estándares, de medidas y desde siempre nos han acostumbrado a encajar, a ser parte de algo, a seguir las costumbres y lo que se considera está dentro de la norma.

El ajustarnos a un patrón, por lo general nos presiona, nos mutila, nos limita y nos coloca en situaciones que se caracterizan por llevarnos a un resultado en el cual predomina lo siguiente:

  • No llegar a conocernos a nosotros mismos.
  • Restarle importancia a lo que nos apasiona.
  • Vivir frustrados.
  • Temer mostrarnos como sentimos que somos.
  • Preocuparnos más por el qué dirán, que por lo que sentimos y queremos realmente.
  • Atraer a personas por lo que proyectamos y no por lo que somos.
  • Avergonzarnos por ser diferentes.
  • Callar nuestra guía interior.
  • Vivir en guerra con el mundo, amargados por sentir que desencajamos.

Como vemos hay mucha tela que cortar. Cada uno de nosotros vino aquí a ser feliz, a escribir su propia historia, sin que nadie le estuviese dictando qué debe colocar en su libro.

Todo depende de cada uno…

Los únicos que tenemos la capacidad de mostrarnos tal cual somos, somos nosotros mismos. Porque solo nosotros podemos llegar a saber quiénes somos en realidad, más allá de la imagen que hemos podido mostrar al mundo.

Pero el problema mayor radica cuando nos miramos en un espejo y no nos encontramos en ninguna parte, cuando ese reflejo que vemos, no coincide con lo que somos, cuando no logramos reconocernos en esa mirada que se refleja allí…

“La familia, la sociedad, la cultura, nos pone en un molde; cuando nos salimos del molde, empieza la curación y, no solo eso: hay que hacer algo que nunca haya hecho uno y mientras más difícil, mejor.” – Alejandro Jodorowsky

Encontrarnos es el primer paso…

Es en ese momento en el cual debemos ocuparnos de dar con quienes somos. Puede ser un acertijo maravilloso descubrirnos. Para ello será necesario dedicarnos tiempo y observarnos cuidadosamente, escuchar a nuestros pensamientos y en especial tratar de captar el mensaje que se escucha cuando esos pensamientos callan.

Tenemos todas las respuestas en nuestro interior, pero también tenemos una mente inquieta, que no nos permite escuchar las respuestas. Nuestra mente nos distrae constantemente, e inclusive nos carga de miedos y nos dibuja los peores escenarios, que nos hablan de lo terrible que sería mostrarnos cómo somos… Inclusive cuando no estamos seguros de a qué nos referimos con eso.

Aceptarnos nosotros, hará que los demás lo hagan

Para vivir esta aventura y sacarle el mayor provecho, necesitamos ser firmes y defendernos quienes somos, en especial de nosotros mismos. Porque a fin de cuentas, la aceptación de los demás, el amor que recibamos, la empatía, etc, dependerán en gran medida de lo que seamos capaces de darnos a nosotros misemos. Aceptarnos y amarnos representa el primer paso para adueñarnos de nuestra experiencia vital… Ya lo demás encajará por sí solo, sin forzarlo, sin procurarlo.

Quien nos quiera bien, lo hará independientemente de que nos ajustemos o no a sus expectativas. Debemos acostumbrarnos a que los demás se adapten a lo que somos, si es que quieren permanecer cerca, no acostumbrarnos nosotros a ser quienes no somos, por adaptarnos a lo que los demás quieren.

Por: Sara Espejo – Reencontrate.com

Sara Espejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *