Aprende a reconocer las relaciones tóxicas

Aprende a reconocer las relaciones tóxicas
Comparte

Cuando hablamos de relaciones tóxicas, lo primero que viene a nuestra mente, son las relaciones de pareja. No obstante, este tipo de situaciones va más allá de la parte sentimental o amorosa. Y llega incluso hasta nuestro lugar de trabajo.

A nuestro alrededor podemos encontrar personas tóxicas en todos los niveles, padres, amigos, vecinos, hijos, cónyuges y hasta compañeros de trabajo. Quizás sin saberlo, hasta nosotros mismos podemos ser tóxicos sin darnos cuenta. Así que hoy conoceremos algunos tipos de relaciones tóxicas que debemos identificar.  Llegó la hora de colocarse la mascarilla.

Cual es el verdadero signifcado de relaciones tóxicas

Este tipo de relación, son fáciles de identificar, ya que  nos hace sentir atrapados en una red de negatividad, Y esto se puede observar en cualquier tipo de relación, sea personal, de amistad o laboral.

Este tipo de relación nos altera nuestra forma de pensar, y nos hace perder el control. Son relaciones en la cual nos sentimos infelices y lo peor es que es muy difícil de salir de ese círculo vicioso.

Dale un alto a este tipo de situaciones

Tipos de relaciones tóxicas que debes identificar a tiempo

Existen varios  tipos de relaciones tóxicas que debemos aprender a reconocer. Cada una de estas  tienen diferentes características. En algunas situaciones este tipo de relacionamiento implica violencia física, mientras que en otros suele aparecer la frustración y rencor.

Relación de poder

Poder, es algo que a muchas personas les gusta. Y en las relaciones no es difícil, que este tipo de emoción aparezca. Puede ser que una de las partes crea que tiene la capacidad de tomar decisiones importantes sin consultar al otro, Y esto no solo se ve en las relación es de pareja. Incluso en la relación padres e hijos, jefes y empleados, este tipo de situaciones la vemos a diario.

Chantaje

Esta es una palabra fea, y pero despierta sentimientos de mucho miedo y frustración. Lamentablemente muchas relaciones se mantienen bajo el estigma de esta palabra. Cuando uno de  los cónyuges decide mantener la relación bajo la fuerza del chantaje, podemos decir, que no hay respeto alguno.

Pero esto también lo podemos ver en relaciones familiares. Algunos padres por miedo de perder a los hijos y sentirse solos, deciden usar esta arma para poder mantenerlos cautivos a su lado.

Y  cuando sucede en nuestro ambiente laboral o de amistad?, no podemos negar que existe este tipo de situaciones. El chantaje emocional tiene por un lado a alguien que siente lástima del otro, por lo que le concede tratos privilegiados. Mientras la otra parte hace su mejor papel de víctima, para así aprovechar dichos beneficios.

Es estos caso la verdadera víctima es aquella que termina cediendo, la que no sabe decir que no. Cuántas veces no nos hemos quedado un poco más en nuestro empleo por ninguna paga, por el hecho de ser un “empleado ejemplar”. Quién no ha caído en ese juego. 

Quien no está en una relación por miedo a que la otra persona cometa una locura con ella misma. Lamentablemente este tipo de situaciones son más comunes de lo normal. El victimario no escatima para sembrar sentimiento de culpa en la víctima, y es de este tipo de personas que debemos escapar sin dejar pistas.

Idealización

Una vez escuche a alguien decir, “te enamorastes del príncipe azúl que vive en tu cabeza, no de la persona con la que estas”. Cuanta razón hay en esas palabras. ¿Cuántas no se han enamorado de un ideal y no de la persona con la que están? creo que muchas diremos “culpable”.  

Cuántos no hemos soñado con el empleo perfecto y compañeros de empleo perfectos, cuando nos vemos en la realidad es totalmente diferente. Tenemos que entender algo, todos tenemos nuestra personalidad y forma de ver el mundo.

En este tipo de relación, siempre esperamos que el otro cambie y se convierta en la musa de nuestros sueños. Y cuando esto no sucede, lo cual es en el 99,99% de los caso, empieza a aparecer el rencor y la frustración, lo cual no es sano en ningún sentido.

Mentiras

La mentira es la raíz de todos los males. No existen mentiras blancas o negras. La mentira es un mal de todas las relaciones tóxicas, sin importar el tipo de relacionamiento que se tenga con el otro.

Mentir a nuestra pareja haciéndole creer que lo amamos, para así poder mantener una vida “cómoda”, sin importar el otro. Mentir en nuestra hoja de vida colocando habilidades que ni conocemos, solo para obtener un empleo, de la cual nos creemos merecedores.

Mentir para que la otra persona sienta miedo y culpa es una de las formas más viles de relacionamiento que puede existir, además de ser tóxica al 1000%.

Las podemos encontrar, hasta en nuestro entorno laboral

Miedo

El miedo nos puede hacer más fuertes o más débiles. Y las personas tóxicas saben muy bien como usarlo a su favor. No es difícil encontrarnos  en una encrucijada de decisiones dentro de nuestro ámbito laboral. Donde debemos hacer algún trabajo extra, solo por miedo a perder nuestro empleo.

Igual sucede en las relaciones de pareja, miedo a nuestra integridad física, miedo a lo que le pueda suceder a nuestros hijos, y miedo de perder todo por lo que hemos “luchado. Los manipuladores, manejan esta herramienta de una forma casi imperceptible. En este tipo de casos es mejor actuar antes que sea demasiado tarde.

Lo mejor en cualquier situación es tratar de salir cuanto antes. No podemos dudar en pedir ayuda de un especialista o simplemente escuchar nuestra intuición. A veces ignoramos aquellas “corazonadas” que nos dicen la absoluta verdad. Nada está perdido.

Elaina MIrabal.- Reencontrarte.com

Suscribite para recibir nuevos articulos.

Elaina Mirabal

Soy una publicista enamorada de la redacción. La creatividad es un estilo de vida, que nos libera el alma y nos convierte en niños de nuevo.

2 thoughts on “Aprende a reconocer las relaciones tóxicas

  1. guao hay tanto de esto en nuestras vidas , me imagino que todos pasamos por esto, lo bueno es escaparse y salvar tu cerebro de no contagiarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestros artículos por correo? Dejanos tu e-mail: