El arte de decir NO sin sentirte culpable

El arte de decir NO sin sentirte culpable
Comparte

Una de las cosas más difíciles a las que nos enfrentamos como adultos es a decir NO. Si una simple palabra puede crear todo un caos en nuestra vida, muchos de nosotros podemos asumir que al decir  “no”, podamos generar cierta molestia en la otra persona, por lo cual, caemos en la tentación de decir sí por compromiso, aunque esto represente la pérdida de control de nuestra vida o nos genere malestar en el día a día.

Desde que somos niños nos condicionan a ser agradables con otros, sin tomar en consideración nuestros sentimientos o forma de pensar, lo que nos termina abriendo las puertas a posibles manipulaciones y chantajes emocionales, sin olvidar, la falta de colocar límites a otros.

Cuando decimos no, aprendemos de una forma inconsciente a colocar límites. Aunque, seamos honestos, eso en lo absoluto es fácil, muy por el contrario, es una de las cosas más difíciles que podemos enfrentar en nuestra vida.

Pero hay algo que debemos tener en cuenta, y es el sentirnos bien con nosotros mismos, y para ello necesitamos conocer acerca de la comunicación asertiva.

Desprendete de la culpa

La habilidad de decir no, o el arte de ser asertivo

La asertividad es la habilidad de decir no, sin sentirse culpable, es decir, mientras más seguros de nosotros mismos somos, más asertivos seremos. Es una simple regla que quizás es más simple de llevar a cabo de lo que pensamos.

Una persona asertiva es aquella que expresa sus deseos de una forma respetuosa, siendo directo con la persona que tiene al frente, y evitando los rodeos.

Esto no quiere decir que nos convertiremos en seres egoístas y ególatras, muy por el contrario, lo que realmente buscamos es encontrar un equilibrio en nuestra vida. Sabemos que los derechos de otros son igual de importantes a los nuestros, de allí radica la importancia de ser asertivo, el saber el momento correcto para decir que no, es importante saber que debemos defender nuestros derechos, sin tratar de ofender o herir a alguien.

Una de las cosas que debemos considerar para ser asertivos y aprender a decir no, es el hecho de dejar el miedo y la sensación de culpa de lado. Lamentablemente nos han educado para complacer a otros y no a nosotros mismos.

Cuando aprendemos a valorar nuestras razones, aprendemos a no actuar de forma precipitada, debido a que no tenemos espacio para la culpa, ya que estamos actuando dependiendo de nuestras propias convicciones y no en las de otros.

“Algunas veces es mejor decir no y que se molesten con nosotros, que decir sí y molestarnos con nosotros mismos” 
David Fischman

Como reconocer que no eres una persona asertiva

Las personas poco asertivas tienen en común ciertos patrones conductuales, entre los cuales destaca que no son felices. El no saber decir no, en el momento adecuado, hace que las personas empiecen a desarrollar una cierta culpa en ellos mismos, es decir, comienzan a sentir rabia por su forma de ser y por no tener la fuerza suficiente para hacer valer su palabra o sus deseos.

Otro factor determinante es que posiblemente te sientas atraído por evitar cualquier tipo de controversia, eso es debido a tus deseos de agradar a otros, aun colocando tus propios deseos y necesidades a un lado, ya que crees que de esa forma eres aceptado por otros. Cuando lo realmente importante es ser aceptado por ti mismo, ya que la persona más importante de tu vida eres tu, y que compartes contigo todo el día durante toda tu vida. Es momento de dejar de lado todo eso y enfocarte en ti.

Es oportuno acotar que este tipo de comportamiento o forma de pensar, es totalmente distinta al de aquellas personas que deciden ayudar a otros, las personas altruistas son aquellas que colocan las necesidades de otros por encima de las suyas, sin embargo, la gran diferencia es que estas lo hacen por voluntad propia, lo cual hace una gran diferencia en su subconsciente.

Tips para decir “no” sin herir a nadie

Si eres de aquellos que no saben cómo decir no sin sentir culpa, pues bien, quédate tranquilo, ya que te voy a compartir algunos consejitos prácticos para que puedas librarte de algunos problemas y, además, sentirte bien contigo mismo. Empecemos:

1.- Aprende a detectar situaciones conflictivas: aunque no lo creas, es sumamente importante aprender a detectar situaciones que te van a generar problemas o incomodidades, para ello debes mirar en retrospectiva y analizar aquellas situaciones pasadas, en la cual te has sentido mal por decir sí, cuando en realidad querías decir no.

2.- Piensa en los sentimientos que tuviste en el momento: pensar en qué emociones se sintieron al momento de decir “si”, te van a ayudar a comenzar a considerar pensar con más calma tus respuestas, sabiendo que en primer lugar debes colocarte tu y luego a los otros. Eso sí, siempre con respeto y empatía, nunca colocándote por encima de una forma egoísta.

3.- Intenciones de terceros: considero que todas las personas fuimos creadas con un sexto sentido, otros quizás lo desarrollan más que otros, y esa intuición la que debes usar al momento de tomar la decisión.

Lamentablemente muchas personas se aprovechan de nuestra buena fe y es allí donde caemos en chantajes emocionales,que nos generan una sensación de culpa y terminamos cediendo a los caprichos de otros por encima de nuestras propias convicciones.

“La manera más fácil de reducir tu estrés es aprender a decir no” 
Mariela Debahh.

3 Estrategias de comunicación que te ayudarán a decir no, sin remordimiento.

Existen algunas técnicas de comunicación que pueden ayudarte en este tipo de decisiones, verás que, poco a poco, podrás decir no, sin ningún problema.

Asertividad Elemental: esta no es otra cosa que tratar de explicar de una forma simple y directa la razón por la que estamos diciendo no, sin extendernos mucho en el asunto.

Asertividad Empática: la empatía se conoce como la capacidad de colocarnos en el lugar del otro para entender su punto de vista. En este caso es importante que tengas ese tipo de actitud al momento de decir no. Comienza por evaluar que siente la otra persona, de esa forma podrás dar tu respuesta sin ningún problema.

Banco de niebla: cuando nos encontramos ante una situación en donde la otra parte se vuelve insistentemente intransigentes, es primordial no ceder ante el otro y mostrar nuestra postura de forma clara.

Ahora bien, ya que tienes todos estos datos importantes, es momento de ponerlos en práctica. Empieza poco a poco, recuerda que la persona más importante en tu vida eres tu.

El aprender a decir no, generará en ti un gran bienestar emocional y psicológico. Es solo cuestión de tiempo.

Elaina Mirabal – Reencontrate.com


Elaina Mirabal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *