Cuando los hijos se van. El síndrome del Nido abandonado

Cuando los hijos se van. El síndrome del Nido abandonado
Comparte

El síndrome del nido abandonado, es el terror de todos los padres, en especial de nosotras las madres. Este se refiere a una etapa evolutiva, en donde se reflejan ciertos síntomas físicos y emocionales, haciendo énfasis en  estos últimos.

Cuando los hijos deciden partir de casa, sea bien por estudio, hacer una vida nueva o porque decidieron hacer su propia familia, se genera una cierta incertidumbre en los padres. Esta es una clara señal de que nuestros hijos ya no son unos bebés y que crecieron. Como padres, ¿Qué debemos hacer para superar esta etapa?

No es nada fácil, sin embargo, tampoco es imposible de superar. Solo debemos entender que es parte del ciclo de la vida y es de ello que te hablaremos en este post.

Síndrome del nido abandonado. Una etapa más del ciclo de la vida

Los seres humanos pasamos por muchísimas etapas en este viaje que llamamos vida. Y el de crecer y buscar nuestro propio camino, hace parte de evolucionar. Sin embargo, esta decisión puede generar cierto conflicto entre padres e hijos. 

Como padres siempre tenemos en estado de alerta nuestro instinto protector. Cuando nuestros hijos empiezan a crecer y dar muestra de independencia, es allí donde se inicia ese miedo a perderlos.

El síndrome del nido abandonado, genera una sensación de soledad y miedos. Esto hace que muchos padres se sientan tristes, es asumir cambios inevitables y uno de ellos es que estamos envejeciendo.

Cuando nuestros hijos parten

Síntomas de la presencia del síndrome del nido abandonado

La tristeza es uno de los síntomas por excelencia, al igual que la soledad. Estos generan una sensación de vacío en nuestro corazón. Muchos padres se sienten inútiles en esta etapa, ya que les cuesta encontrar placer en las actividades diarias.

Otra de las emociones que afloran con la llegada de este síndrome, es la culpa. Sí, en el caso donde la relación padre e hijo, fuese algo complicada.

Es importante aclarar, que no todo el mundo reacciona de la misma forma, esto va depender mucho de la personalidad de cada quien y de cómo la relación se haya establecido.

Posiblemente para muchos padres, sea agradable y motivo de orgullo, haber logrado ayudar a cumplir los objetivos de sus hijos. Lo que sí es sumamente importante, es que cada miembro de la familia esté consciente, que la vida dará un giro. Pero que esto no debe ser un impedimento para poder mantener una comunicación sana y armoniosa, respetando los espacios.

Me siento triste. ¿Cómo superar el síndrome del nido abandonado?

Tengamos en cuenta lo siguiente, la relación con nuestros hijos no está terminada, simplemente se desarrollará de otra forma. Existen muchas formas en las cuales podemos ayudarnos, una de ellas, es prepararnos de forma gradual, ante el inevitable acontecimiento.

No es fácil, pero lo mejor es aceptar que eso sucederá, así que empecemos a darles de forma gradual cierta libertad, evitando el control sobre ellos de forma excesiva. De esa forma enfrentarán la vida por sus propios medios. A continuación te daremos algunos consejos prácticos.

Aceptación

Como mencionamos anteriormente, aceptar los cambios, es una parte fundamental del proceso. Recuerda que tu también fuiste hijo y que también hiciste tu vida.

Emociones 

Cuando nuestros hijos deciden hacer su vida, es una etapa en la que nosotros estamos pasando por cambios y esa etapa es la jubilación o menopausia. Es allí donde empezamos a sentirnos mayores y débiles. Innecesarios, en este caso lo mejor es empezar a reconsiderar nuestras emociones.

Reconocimiento

Negar lo que estamos pasando no es lo más saludable, por el contrario, reconocer que hay un cambio es la mejor alternativa. Asumir que nuestros hijos crecieron es parte de la solución, a pesar de la tristeza es importante sentir orgullo, al ser partícipes de la madurez de ellos.

si empiezas a sentir pocas ganas de continuar o que tu vida no tiene sentido, es importante entonces buscar ayuda, ya que podrías caer en un estado de depresión y eso empeora tu situación.

Es normal sentir tristeza

Deja ir

No es fácil, sin embargo, es necesario aceptar que ellos ya no están. Nuestros hijos tienen la capacidad de tomar sus propias decisiones. Así que evita sermonear los, ya no son niños y debes aceptarlo.

Esta es una etapa en la que la comunicación es de suma importancia, pero como todo con cierta cautela, no es saludable llamarlos a cada instante. respeta su espacio. 

Tiempo para ti y tu matrimonio

Como padres muchas veces dejamos de lados sueños y metas, por el bien de la familia. Quizás el factor tiempo y dinero influye mucho, es posible que este sea el mejor momento para retomar el asunto.

Toma tiempo para compartir con tu pareja una segunda luna de miel, disfrutar de un viaje de ensueño. Muchos inician una nueva carrera o un curso que siempre hayan querido hacer. Quizás sea momento de retomar esas clases de francés que siempre quisiste.

Entiende que este no es el final de nada, por el contrario es el inicio de una nueva aventura. Disfrútala, mereces hacerlo, tus hijos también se alegrarán por ti. Tu siempre seras importante para ellos, no lo dudes ni por un instante.

Recuerda tu también pasaste por esta situación. Es parte de evolucionar y crecer.

Elaina Mirabala.- Reencontrarte.com .-


Elaina Mirabal

Soy una publicista enamorada de la redacción. La creatividad es un estilo de vida, que nos libera el alma y nos convierte en niños de nuevo.

One thought on “Cuando los hijos se van. El síndrome del Nido abandonado

Comments are closed.